San Mamés -Molino de la Cenosa -San Bartolomé de Meruelo.

   Dos entradas en lo que llevamos de año...

   No tenía pensado dejar ninguna referencia a esta pandemia en el blog. Está planteado para el disfrute y ocio del tiempo libre, pero "disfrutar" y "libertad" son dos conceptos totalmente opuestos a la situación que nos rodea y al final es inevitable no hacer reseña alguna. Aunque es una época para olvidar, también pienso que deberíamos aprender alguna cosa de todo esto...

   Hoy salimos dispuestos a aprovechar al máximo las posibilidades del lugar donde vivimos. Siempre he creído que salir a explorar y conocer lugares lejanos sin conocer lo que tenemos cerca de casa es como empezar a leer un libro por el final, una forma de ver algo positivo en todo esto si es que lo hay. 


   Comenzamos a caminar hacia la iglesia de San Mamés entre las urbanizaciones hasta toparnos con la carretera que desciende por el cementerio. Junto a este, bajamos hasta el cruce y continuamos por la CA-147 brevemente dirección Beranga.

   Entre las naves del almacén de materiales de construcción tomamos el camino de la Cebosa o camino de la Ferrería, que discurre junto al río Campiazo.

"Camino de la Cebosa o la Ferrería."

"Río Campiazo."

   La estrecha carretera nos lleva junto a una de las antiguas ferrerías antes de perder altura y cruzar sobre el río a la entrada de la plantación de Kiwis. Por el camino de grava cruzamos la plantación y tomamos el estrecho sendero que se interna en el bosque a la izquierda. Camino cortado por el pequeño arroyo de Inceras sobre  el que hay que cruzar.

"Arroyo de Inceras."

   El sendero discurre emboscado, algunas veces semi-oculto por la maleza junto al arroyo en un continuo sube –baja entre musgo, líquenes y hongos que proliferan a sus anchas en un terreno húmedo y sombrío.

"Arroyo de Inceras."

"Sendero del molino de la Cenosa."

"Junto al camino."

   Aquí reposan las ruinas del antiguo molino de la Cenosa, del que apenas resisten un par de paredes y uno de los arcos bajo el cual discurre el arroyo.

"Molino de la Cenosa."

"Molino de la Cenosa."

   Un panel informativo, ilegible y cubierto de “verdín”, se mantiene a duras penas erguido junto  a las ruinas.

   Este pequeño edificio dedicado a la molienda aparece referenciado en documentos que datan de 1641, la mayoría pleitos interpuestos por sus herederos.

"Sendero."

"Señalización."

   El sendero continúa avanzando entre charcos y barrizales hasta alcanzar de nuevo el camino, ahora junto al arroyo del Pleito. Continuamos entre los eucaliptales hasta alcanzar la explanada formada por el cruce de caminos que jalonan estos montes dedicados a la explotación forestal.

"Arroyo de Inceras."

   Tomamos a la izquierda, una senda que remonta altura y de nuevo a la derecha por el camino más amplio y despejado. El tramo cobra inclinación y el camino queda surcado por profundas grietas modeladas por el agua en época de lluvias.

"Subiendo al alto de la Vela."

   El siguiente desvío aparece a la izquierda. Un sendero marcado por amplias losas de piedra resbaladiza que continúa cobrando altura.

   El calor aprieta a lo largo de los casi 2 kilómetros de subida constante pasando junto al Alto de la Vela, esfuerzo atenuado por una breve parada en el cruce de caminos señalizado donde tomamos dirección Vierna.

   Un breve tramo estrechado por la maleza deja paso al último fuerte repecho hasta “Fuente de los Tejeros”, junto a las instalaciones del Vertedero de Meruelo.

"Sendero."

   Aquí continuamos sobre asfalto siguiendo la línea limítrofe entre Meruelo y Hazas de Cesto primero y Meruelo y Ribamontan al Monte después.

"Fuente de los Tejeros."

   Las vistas a la derecha alcanzan hasta la Bahía de Santander, distinguiéndose bien la capital, Peñacabarga no muy alejada y los picos de Europa en último termino. Mientras, a la derecha, el paisaje caótico, casi apocalíptico que deja el vertedero resulta cuanto menos “curioso” plagado de aves que dan vida a un escenario tan inerte.

"Vistas."

   La carretera bordea las instalaciones y comienza a perder altura. A la derecha aparece el paisaje cubierto por las vastas extensiones de eucaliptales que cubren estos montes y a lo lejos, las magníficas panorámicas que alcanzan Laredo, Noja y parcialmente Santoña bajo el monte Buciero.

   Incluso en días claros como hoy se distingue la entrada de la ría de Bilbao. Hasta los montes más insulsos guardan algún detalle digno de un alto en el camino.

 

"Vierna"

  Continuamos perdiendo altura y atravesamos el barrio de Vierna cruzando entre las casas adosadas de dos plantas y cuidadas fachadas de piedra. Una empinada de rampa de hormigón rayado se estrella contra la iglesia de San Bartolomé de Meruelo y continuamos a la izquierda para seguir perdiendo altura por la estrecha carretera que traza cerradas horquillas en la Cebosa  para terminar el descenso en “La Aguachica”.

"Arroyo de Cabra. Aguachica."

   Un corto repecho nos deja en el cruce con la carretera Güemes –Meruelo tomando esta última dirección. Cruzamos una última vez sobre el río Campiazo y dejando atrás una gran estabulación a pie de carretera, nos desviamos a la derecha remontando altura por “el Campo” hacia el barrio “La Iglesia” regresando así a San Mamés de Meruelo.

"Subiendo a San Mamés."

   La pequeña ermita de San Roque y a unos metros la iglesia de San Mamés frente al museo de la campana, marcan el tramo final de la ruta, de la cual, solo queda deshacer lo andado hasta el punto donde la  comenzamos  unas horas antes.

   Finalmente, convertimos lo que habría de ser un paseo en toda una ruta de mas 15 kilómetros con una exigente subida. Tiene su merito, sobre todo para los más pequeños de la casa. Una bonita forma de conocer los rincones del lugar donde vivimos.

Para ver todas las fotos abrir el enlace:

Album

Track y datos de la ruta:

Powered by Wikiloc

San Mamés-Alto de la Vela-Ribamontan al Monte.

    Cuando el día amanece como hoy, solo las ganas de salir de casa hacen que te levantes de la cama. Y es que cuando las obligaciones no te permiten disfrutar de lo que te gusta cualquier rato libre te parece el mejor del mundo…

   El domingo arranca ventoso y lluvioso, aunque la temperatura no es desagradable del todo, o por lo menos eso nos parece cuando nos juntamos a las puertas de casa Victor, Ivan y servidor.

   Bajo una fina lluvia arrancamos por la carretera buscando las callejuelas que nos lleven por el barrio de la Iglesia hacia el templo de San Mamés, descolgándonos junto al cementerio hasta la carretera Beranga –Noja.

   Tomando brevemente dirección Beranga continuamos cuesta abajo y tomamos a la derecha el desvío entre las naves de los almacenes de material de construcción enlazando aquí con el camino de la Cebosa que acompaña el curso del río Campiazo.

   Aunque parezca mentira apetece más subir y entrar en calor que continuar bajando  en estos primeros kilómetros.

   Este tramo, también conocido como el camino de la ferrería, pasa junto a la primera de ellas, hoy convertida en vivienda particular bien custodiada por sendos mastines antes de perder levemente altura para pasar sobre el río alcanzando así la plantación de kiwis.

   Continuamos por la pista, que se convierte en un camino de grava internándose en los montes de San Bartolomé. Montes dedicados a la explotación forestal, lo cual implica continuos cambios en el estado de las pistas, impracticables en época de trabajos forestales o en la mayoría de los casos cerrados por la maleza  y el nulo mantenimiento tras la realización de estos…

   Digamos que es un poco cuestión de suerte dar con la pista acertada a la primera. Sea como fuere, alcanzar el alto de la vela no es tarea fácil.

"Subiendo al alto de la Vela."

   Pronto aparecen las duras rampas, surcadas y erosionadas por los pequeños regatos,  mientras atravesamos los eucaliptales que se extienden entre los arroyos de Inceras y del Pleito.

   No tarda en sobrar la ropa de abrigo. Alcanzamos el Alto de la Vela, la pista pierde inclinación y se va estrechando acechada por la maleza. A la izquierda aparece un sendero impracticable y roto por la erosión del agua que remonta en un duro repecho.

   Aunque el camino se embosca nos permite el paso, a tramos a pie y en otros sobre la bici.

"Alto de la vela."

  Lejos de alcanzar el alto, continuamos perdiendo altura hasta alcanzar el cruce de caminos, uno cerrado al tráfico por “obras”,  otro desciende y un último, señalizando dirección Vierna, que continúa ganando altura hacia nuestro objetivo, Fuente de los Tejeros.

"Llegando a Fuente de los Tejeros".

   El repetidor de la tv y las instalaciones de la planta de Tratamiento de residuos, marcan el final de esta primera y dura subida. Sobre asfalto vamos bordeando el "basurero" hasta el cruce que encumbra el Alto de Liermo donde tomamos a la izquierda por el camino de San Bartolomé.

   A poco más de 500 mt del cruce, el Camino de Saguales desciende internándose en el bosque. Un tramo de bajada que se alarga durante 4 kilómetros hasta alcanzar el camino de San Juan junto a una estabulación en la Mies de Fuentebuena, en el barrio de las Pilas.

"Llegando a Las Pilas."

   Para evitar la carretera nos desviamos a la derecha por un estrecho camino vecinal que bordea la Mies de los Llanos, bajo la ladera de Rio Monte en un continuo sube-baja.

   Accedemos a la carretera de Las Pilas-Omoño y rodamos por esta apenas 100 metros tomando el primer desvío dirección Liermo que encontramos a la derecha.

"Mies de los Llanos."

   La estrecha carretera gana altura bruscamente hasta encontrarnos de nuevo con el camino de San Bartolomé, en el cruce de Cajiga Gorda en las proximidades de Liermo. 

   Descendemos tomando hacia la izquierda y nuevamente nos desviamos en esta dirección por la pista que en línea recta atraviesa la mies de San Martin pasando junto a la Iglesia con el mismo nombre.

"Mies de San Martín."

   Al final de la recta, el camino torna 90° y se interna en una zona boscosa perdiendo altura hacia Omoño sobre el Barrio de la Herrería en un divertido descenso rodeado de vegetación y arroyos que se cruzan en el camino.

"Descenso hacia Omoño."

   Ya en el pueblo, bordeamos la iglesia de San Andrés y buscamos el paso sobre el río Pontones.  Entre las casas abandonamos Omoño remontando junto a la peña del Acerote y atravesamos la loma hasta acceder a la pedregosa pista de la Virgen del Camino.

"Sendero."

   Tomamos a la izquierda y seguimos remontando altura hasta alcanzar la pequeña Ermita donde aprovechamos para hacer una breve parada.

"Virgen del camino."

   Sin abandonar el camino rodamos hasta alcanzar la carretera de Jesús del monte, y seguimos remontando altura hasta el cruce con la carretera de acceso al vertedero.

   Toca afrontar esta última subida hacia los montes de Vierna, ahora sobre asfalto, pero con duras rampas que alcanzan finalmente las instalaciones y el desvío que nos devuelve a fuente de los Tejeros.

"Subiendo a Vierna."

   Desde aquí, como variante a la subida, tomamos la pista paralela mucho más rota, técnica y repleta de lastras en su tramo final, que accede de nuevo al camino de la ferrería.


"Bajando el alto de la Vela."

   Por último,  junto al Campiazo, deshacemos lo andado hasta la carretera y por la pista del cementerio remontamos hasta la iglesia para terminar la ruta donde la empezamos.

"Río Campiazo."


Para ver todas las fotos abrir el enlace:
Album

Track y datos de la ruta:

Powered by Wikiloc

San Mames -Fuente de los Tejeros -Alto de San Martín -Güemes.

   Tras un largo paréntesis, por lo menos a mí me ha parecido eterno… llega la hora de ponerse de nuevo en marcha.

   Las circunstancias nos llevan a dejar algunas cosas apartadas temporalmente, entramos en un bucle y no nos damos cuenta  de cuanto las echábamos de menos hasta que reanudamos de nuevo la actividad.

   Toca estrenar el nuevo año, aunque ya esté bien avanzado Febrero, y tras el parón no queda de otra que hacerlo con tranquilidad.

   Hoy me acompaña Iván, y tras los últimos ajustes en la bicicleta abandonada en una esquina del garaje, nos ponemos en ruta cruzando la rotonda de la localidad de San Mamés de Meruelo dejando atrás el Barrio Maeda y desviándonos hacia la iglesia.

   Junto al santuario, tomamos a la izquierda y nos descolgamos por la estrecha carretera que desciende junto al cementerio hacia la CA-147, carretera Beranga-Noja, y por la cual continuamos perdiendo altura levemente hasta encontrarnos con el cruce de acceso a los Remedios.

   Rodamos entre las naves del almacén de construcción siguiendo la estrecha carretera que nos interna en los montes de San Bartolomé de Meruelo siguiendo el camino de la Cebosa que discurre junto al río Campiazo.

   Cruzado el río, el asfalto se convierte en un camino de grava que avanza a la vera del arroyo del Pleito. Escondidas en su margen, reposan las ruinas de antiguos molinos ocultas bajo el manto de la densa vegetación. A la derecha , un estrecho sendero se interna entre arroyos en el bosque. Una opción más entretenida y bonita que la pista, pero con el precio a pagar de tener que lidiar con las profundas pozas y barrizales formadas a lo largo del tramo.

"Arroyo junto al sendero."

"Sendero."
   Toca cruzar el arroyo para acceder de nuevo a la pista, mojarse los pies y portear por el barrizal antes de llegar al cruce donde confluyen todos los caminos que recorren estos montes.

"Retomando la pista."
   Nos dejamos llevar por el camino abierto en los recientes trabajos forestales que a la vera del Arroyo de Inceras avanza hacia el alto de la Vela tomando a la derecha. El barro, los charcos y las ramas cruzadas en el camino hacen de este un tramo exigente, en zonas poco ciclable y de avance lento y tedioso.

   Por fin accedemos a las duras rampas que nos sitúan bajo el barrio de Vierna (San Bartolomé de Meruelo) en la desolada ladera recién talada y donde el camino abierto llega a su fin.

   Nos resistimos a darnos la vuelta y rebuscando entre la maleza encontramos un paso al estrecho sendero que recorre el eucaliptal con dirección Oeste, de nuevo hacia el curso del arroyo de las Inceras. Sendero que poco a poco se embosca y termina impracticable.

"Sendero emboscado."
   Sin otro remedio nos damos la vuelta y recorremos el estrecho sendero en dirección contraria  y sin abandonarlo vamos perdiendo altura hasta regresar al despejado cruce de caminos que dejamos atrás, confluencia de los caminos y senderos que jalonan estas lomas.

   Varias son las pistas que remontan altura hacia el alto de la vela, una de ellas desbrozada recientemente, de aspecto amplio y cómodo. Nos dejamos seducir y comenzamos de nuevo a ganar altura entre eucaliptales. Alcanzado el alto, la pista pierde inclinación, y aunque continúa su recorrido, nosotros nos desviamos a la izquierda afrontando un duro repecho por un camino más estrecho y “roto”.

"Subiendo al Alto de la Vela."
   Los caminos forestales nos llevan trazando amplias horquillas hacia la Rasa, hasta toparnos con el cartel de “camino cerrado por obras”. La variante nos obliga a perder altura hasta toparnos con el cruce y la indicación dirección Vierna.

   Viramos a la derecha y desde aquí la pista no tiene pérdida. Afronta duras rampas, sobre todo en su parte final, antes de ganar el alto de la “Fuente de los Tejeros”, junto a las antenas de la Tv y una de las plantas del vertedero de Meruelo.

"Fuente de los tejeros."
   Por fin alcanzamos el asfalto. No hemos recorrido muchos kilómetros, pero el terreno, los largos tramos de porteo y la humedad de la zona hacen de este un monte exigente.

   Por carretera atravesamos el poco agraciado paisaje que dejan las instalaciones del vertedero de Meruelo y alcanzamos el Alto de San Martín tomando el amplio camino de grijo que a la izquierda nos lleva dirección Liermo.

   Tras unos metros recorriendo la pista, de nuevo nos desviamos hacia el monte tomando a la derecha,  afrontando la dura subida en línea recta y bordeando las últimas instalaciones de la planta de tratamientos de residuos.

   Por fin, virando dirección Norte, dejamos atrás el basurero y sus olores y alcanzamos el alto que nos muestra el valle de Güemes.

"Pista."

"Valle de Güemes."
   De este nos separa un largo descenso por Cuesta Negra. El monte está recién talado y aunque despejado es difícil orientarse sin árboles, charcos o ramas como referencia, tomando en uno de los cruces la pista equivocada hacia uno de los pequeños regatos que alimentan el arroyo de Liermo. Tras deshacer lo andado recuperamos la pista correcta y nos descolgamos finalmente sobre el arroyo de Cabra.

"Camino sin salida."
   Las pistas, surcadas por los regatos de agua recorren las inclinadas laderas de estos montes, y aunque no son muy técnicas, no dejan de tener un punto de compromiso sobre todo en el descenso.

"Bajada hacia Güemes."
   La alta humedad de estos montes y su relieve propician la formación de múltiples riachuelos que dirigen sus aguas hacia el río Campiazo.

"Montes de El Coterón."
   Varios son los cruces que hacemos sobre estos en la parte final del tramo, antes de llegar a la localidad de Güemes por el barrio de Nerva. Un entretenido recorrido atravesando e incluso rodando sobre el arroyo de Cabra.

"Arroyo de Cabra."

"Arroyo de Cabra."
   Ya cansados, el parón pasa factura, y un poco hartos de luchar contra el barro y la humedad decidimos tomar la carretera dirección Agüachica (CA-455) tomando a la derecha.

"Llegando a Güemes."
   El recorrido es cómodo, disfrutando de tramos de suave bajada aunque el frío es persistente bajo los plátanos de sombra que marcan el trazado de la sinuosa carretera.

   Alcanzado el río Campiazo, a las puertas de San Miguel de Meruelo, nos desviamos hacia la Mies del Campo para recorrer el estrecho paseo que cruza hacia el campo de futbol de esta localidad. Una variante a la más transitada carretera junto al arroyo de Cantarranas.

   Desde aquí, callejeamos atravesando San Miguel de Meruelo por el barrio La Maza, para ascender directamente por el barrio de Villanueva a San Mamés, afrontando las ultimas rampas de asfalto y donde damos por terminada la ruta.

   No es un recorrido con grandes panorámicas, incluso el paso junto al vertedero puede resultar desagradable. Pero el descenso al valle de Güemes bien merece la pena sobre todo en su parte final, donde el camino se entrelaza con el arroyo.

   Los pocos kilómetros recorridos contrastan con la dureza de algunos tramos, bien por la inclinación o por el estado de la pista.

   Recordar que estos montes cambian constantemente, y las pistas abiertas por los trabajos forestales pronto se cierran de nuevo por la densa vegetación.

Para ver todas las fotos abrir el enlace.
Album

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc