Trasmiera Norte.

   Diciembre llega con la monotonía climatológica que se despidió Noviembre. Sin precipitaciones y apenas frío. Esta suavidad climática y ausencia de nieve roban la magia tan característica de esta época del año. Pero hay que buscar la forma de aprovechar lo que tenemos y si no podemos disfrutar de una forma lo haremos de otra.

   Con esta premisa salgo hoy de casa, madrugando como de costumbre  pero  con ocupación diferente en este día de puente solo para algunos afortunados. Las primeras pedaladas me alejan de Bárcena de Cicero (Gama) dirección Escalante, donde comienzo a disfrutar de las vistas de las marismas de Santoña y Joyel con las primeras luces del alba.

"Marismas de Santoña y Joyel."
   Tomo la carretera que bordea Montehano junto a las Marismas de Roniego buscando la carretera de los puentes (Cicero-Santoña). Estrecha, sin arcenes y de abundante tráfico, este peligroso tramo contrasta con el impresionante paisaje que atraviesa, coincidiendo  el momento del amanecer, de parada obligatoria, junto al convento de Montehano.

"Marismas de Roniego."
"Amanece en la carretera de los puentes."
   Entre marismas y canales ruedo dirección Santoña  cruzando la villa marinera por su arteria principal y abandonándola por la calle la Alameda bajo las faldas de los Montes de Buciero.  El carril bici se aproxima a los enormes muros del penal, que bordeo para enlazar con la avenida de Berria y continúo paralelo a la playa.

   La sierra de Mijedo aparece de frente, y la carretera bordea sus montes atravesando Argoños. En la rotonda tomo dirección Noja y comienza la suave subida por la avenida Siete Villas.

   No tardo en encontrar a la derecha la blanca ermita de San Roque a pié de carretera, desviándome junto al parque con el mismo nombre hacia la iglesia del Salvador encaramada en las empinadas laderas de sierra Mijedo. Bordeando el monte recorro los barrios de Sumijedo y Cacicedo, y entre una zona residencial y el alto del Copillo, tomo un tramo fuera de pista alternándose sendero y amplio camino de grava que me aleja de Argoños y desemboca en la carretera de acceso a Helgueras, ya en la localidad de Noja.

"Rodando direccion Helgueras."
   Entre la playa y la marisma Victoria asciendo la cuesta de Trengandín desviándome hacia el paseo costero que bordea el acantilado. En la Punta Cañaverosa, termina el camino pavimentado, y continuo sobre asfalto por las calles de la Costa y Salceda buscando el paso hacia la playa de Ris.

"Helgueras."
   Las bajas temperaturas de primera hora suavizan en el transcurso de la mañana y sobra alguna prenda de abrigo parando en el paseo marítimo que recorre la larga playa hasta la zona de campings. Una villa prácticamente fantasma en invierno,  pero abarrotada de gente y coches en verano, sin duda alguna escojo esta época del año para pasear por sus playas y pinares.

   La carretera que atraviesa el camping los Molinos me deja finalmente en el Barrio de Soano, y callejeando viro a la derecha buscando el sendero de acceso al molino de Santa Olaja. Recorro el camino hasta alcanzar el aparcamiento a pie de carretera, alternándose tramos de tierra con otros de piedra suelta pasando junto a las marismas de Joyel, los miradores de madera y las pasarelas de acceso al molino.

"Camino de acceso a Santa Olaja."
   Sobre el asfalto tomo dirección Isla y me dejo caer por la calle principal hasta toparme con la playa del Sable entre los grandes hoteles y restaurantes cerrados en temporada baja. Junto a la curiosa urbanización piramidal en primera línea de costa conocida como “la Caseta” comienzo a ganar altura por estrechas carreteras de uso vecinal hasta el barrio de Gracedo, remontando bruscamente altura hacia Coto Aro afrontando una corta subida de duros repechos bordeando una gran estabulación. Este tramo me eleva hasta las Rozas, con vistas de la Playa de la Arena, el cabo de Ajo y la línea de acantilados de Isla, así como el pueblo de Isla, la Mies y el Cincho cerrando el pequeño valle.

"Vistas desde Coto Aro."
   Sigo la estrecha pista donde se alternan algunos tramos de hormigón rayado. Tras una corta bajada llego a la carretera de acceso a la playa de Isla, donde tomo en orden ascendente topándome de frente con el camping y desviándome a la izquierda dirección Arnuero.

   A escasos 200 metros me descuelgo por una pista más estrecha y asfaltada perdiendo altura levemente hacia Santa Clara divisando al final de la recta una estabulación a medio construir. En ese punto tomo un nuevo desvío a la derecha por un camino grijero descendiendo hacia Castellano. El camino cada vez más roto se cubre por la hojarasca y las ramas caídas de eucaliptos y algunos robles y hayas. Sin tomar desvío alguno continúo hasta la carretera que bordea el río Campiazo en la localidad de Arnuero. 

"Descenso a Castellano."
   Sigo la tranquila carretera que me deja en la más amplia CA-141 afrontando un corto repecho junto a la ermita de los Mártires.

   A escasos metros, el puente de la Venera me cruza sobre el rio Campiazo y ascendiendo avanzo dirección Ajo.

"Vistas del río Campiazo."
   A la izquierda dejo el desvío Bareyo-Güemes, e inmediatamente a la derecha tomo las pistas parcelarias atravesando la Garma desviándome de nuevo hacia la costa con el núcleo del barrio del convento a la vista.

"Barrio del convento (Ajo)."
   Por sus estrechas calles paso junto al convento de San Ildefonso, convertido tras su rehabilitación en centro de interpretación del románico y paso de peregrinos del camino de Santiago. Bordeando sus muros tomo una estrecha carretera de firme roto que comienza a remontar altura atravesando un espeso bosque hacia las Blancas.

"Convento de San Ildefonso."
   Habiendo ganado altura recorro un tramo soleado con buenas vistas de la ría y su desembocadura mientras me acerco al cabo de Ajo.  La carretera muere en un cruce donde la dirección a tomar es evidente, a la izquierda se encuentra la carretera CA-446 de acceso al faro, a la que llego entre urbanizaciones privadas.

"Faro de Ajo."
   Recorro la larga recta que me aleja del faro y pasado el alto de Nogales un estrecho camino al margen derecho de la carretera casi imperceptible se desvía hacia el barrio la playa, accediendo al aparcamiento de la playa Cuberris de Ajo ocupado por surfistas y varias autocaravanas.

   Bordeando el aparcamiento y el muro del camping y asciendo por la estrecha carretera de perfecto asfalto girando a la derecha. Esta subida es corta, y de nuevo pierdo altura hacia el Molino Solano. Por las parcelarias accedo a la bonita iglesia de San Pedruco, sita en un enclave espectacular rodeada de árboles y cuidado césped.

   A partir de este punto afronto los tres kilómetros de subida hasta el alto de las Minas con duros repechos sobre todo en su parte inicial. Entre pastizales y estabulaciones desperdigadas por la ladera  alcanzo el “alto” descubriéndose las panorámicas de la costa de Galizano. Cumbreando  alcanzo una cabaña en ruinas en una encrucijada de caminos donde tomo a la derecha desviándome hacia un pequeño eucaliptal. Un corto y suave repecho me deja en el alto del Castillo.

"Llegando al Alto del Castillo."
   Desde aquí son varias las opciones para continuar dirección Galizano. Opto por seguir las indicaciones del camino de Santiago y desciendo por la “cuesta del castillo” tomando  el amplio camino de grijo que se desvía a la izquierda. El camino se va cubriendo de ramas, regatos y barro en su parte final, antes de unirse con la estrecha carretera asfaltada de acceso a Galizano por el barrio Romano.

"Cuesta del Castillo."
   En las primeras casas, un estrecho y pedregoso camino se desgaja del asfalto con un brusco giro a la izquierda  desviándome hacia “Bos de Brazón”,  tras un tramo de moderado descenso accedo de nuevo al asfalto, y bajo los sauces continuo rodando hacia la playa de Galizano.

"Llegando a Galizano."
   Continúo subiendo a la derecha y dejo de lado el aparcamiento de la playa. Tomando a la izquierda me interno en una zona de chalets y desciendo la pronunciada cuesta hacia el “Arroyo de Aguas Rondas”, alcanzando la punta de la Canaluca. En consecuencia toca afrontar otra fuerte subida  de hormigón hacia la Mies de Helechas desviándome alcanzado el alto a primera línea de acantilados. El pedregoso camino se transforma en un estrecho y cómodo sendero que bordea por las partes altas del acantilado la Playa de Langre.

"Playa de Langre."
   No tardo en llegar al aparcamiento de acceso a la misma, y continúo de frente retomando el sendero costero que a lo largo de 5 kilómetros me guiará hacia Loredo junto al impresionante paisaje del Cabo de Galizano, Punta Langre, Las Pozas de Langre y el Portillo, y ya en el tramo final la Peñota próxima a la bonita Isla de Santa Marina.

"Sendero costero."
   Alcanzado este punto (el canto de fraile), me separo de la línea de costa rodando por las carreteras entre los enormes caserones que se esparcen por  la zona y busco el paso bordeando el camping “Derby” de Loredo junto a la playa de los tranquilos.

"Llegando a Loredo."
   Cruzando el aparcamiento accedo a las pasarelas peatonales de madera de los abades que me dejan en la vecina Latas. Junto a la playa y sobre algunos bancos de arena  bordeo el pinar de Arna tomando por fin la carretera junto al camping de Latas.

   Ruedo sobre el asfalto un corto tramo dirección Somo, y me desvío de nuevo hacia el pinar para descender finalmente a esta localidad. Bien avanzada la mañana recorro las calles de Somo y busco donde recuperar fuerzas con un buen almuerzo, lo cual no me resulta difícil.

"Pinar de Somo."
   Con fuerzas renovadas retomo la ruta por el puente de Somo cruzando hacia Pedreña.

   Sin abandonar la carretera principal paso junto al muelle y comienzo a subir descolgándome, ahora sí, hacia la playa de “El Rostro”. Desde aquí disfruto de las inmejorables vistas de Santander y la marisma que deja visible la bajamar.

"Playa de El Rostro."
   Sobre la calzada de piedra recorro el corto tramo de paseo y entre las casas y estrechas calles busco de nuevo el paso hacia “La Rotiza”, donde comienza de nuevo la calzada hasta la “Punta de Juncos”, donde se encuentra con el campo de golf de la Junquera.

"La Rotiza."

"Paseo costero."
   Al frente aparece ya la sierra Cabarga, hacia donde avanzo recorriendo el camino pavimentado que dibuja los bordes de la punta de Elechas o “Urro”.

"Bahía de Santander."

"Paseo junto al campo de golf."
   Alcanzado el cabo, me interno por la ensenada de San Bartolomé junto a los tubos de Dynasol, accediendo a la estrecha carretera de Elechas que bordea las instalaciones de la fábrica. 

"Ensenada de San Bartolomé."
   Sin desviarme de esta retomo la CA-141, que con abundante tráfico me lleva finalmente a Pontejos. A partir de aquí será sobre el asfalto como continuará la ruta buscando el camino de regreso  paralelo primero a la autovía ronda de Santander pasando por Heras hasta Solares, y desde aquí junto a la autovía del Cantábrico pasando por Hoznayo, Anero, el alto de Praves, Beranga y finalmente Gama, habiendo recorrido 100 kilómetros.

"Recta de Heras."
   Si tomamos la autopista como línea divisoria, esta ruta  recorre el norte de la comarca Trasmiera con la costa y los acantilados como paisaje principal aprovechando en la medida de lo posible las carreteras, caminos y sendas con menos tráfico de la zona.

Para ver todas la fotos abrir el enlace:

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc

Trebuesto-Embalse y Canal del Juncal-Ermita de Las Nieves Btt. (Qdd Bicicantabria.)

   La quedada del foro Bicicantabria se acercaba  este mes de Noviembre a la zona oriental de Cantabria. En este caso las organizadoras optaban por, para lo que nosotros es, un ruta clásica, La vuelta por el embalse del Juncal. El paso por el canal con su mismo nombre, la visita a la ermita de las nieves y el descenso al valle de Guriezo desde donde tomamos la salida, en este caso en concreto en la localidad de Trebuesto.


   Esta es una de esas rutas obligatorias una vez al año, sería un pecado no hacer este recorrido teniéndolo tan cerca de casa. Aun habiéndolo realizado en varias ocasiones sigue impresionando el paso del canal, el largo sendero que enlaza con la subida a la ermita y sus impresionantes vistas y el rápido tramo de bajada final. Si además lo compartimos con los compañeros del foro y el buen tiempo anunciado para el domingo, teníamos todos los ingredientes para una buena mañana de bici de montaña…

   Tras recoger a Diego comenzamos el corto viaje en coche internándonos en el valle de Guriezo, Marta nos recibía a pie de carretera en el centro de la pequeña localidad de Trebuesto con algunas dificultades para encontrar aparcamiento.  Tras cambiarnos de ropa y descargar las monturas aprovechamos para tomar un café “con gotas” en un pequeño bar-restaurante adornado con fotografías enmarcadas de varias figuras del ciclismo. Según parece este es un lugar habitual de parada de los ciclistas que recorren el Valle.

"Comenzando la ruta."
   Se acercaban las 9:30 de la mañana, hora anunciada para tomar la salida que se retrasó unos minutos comenzando a rodar finalmente sobre el puente que cruza el rio Agüera.

   Junto a este tomamos la carretera de uso vecinal que pronto comenzó a ganar altura sin darnos tiempo prácticamente a entrar en calor. El día amanecía despejado, en consecuencia, las temperaturas en el fondo del valle apenas superaban los 7°.

"Valle de Guriezo."

"Subiendo al embalse del Juncal." 
   Con ritmo tranquilo,  entre conversaciones y algunas paradas para deshacerse de la ropa que comenzaba a sobrar fuimos ganando altura primero sobre asfalto y por amplio camino forestal de tierra y grijo recorriendo la ladera del monte Piruquito a continuación.

"Reagrupando."
   A los 3,5 kilómetros de tomar la salida nos reagrupamos en el cruce junto a una cabaña ganadera restaurada, desviándonos a la derecha por un estrecho camino que nos encaminaba hacia a la estación del transformador eléctrico que bordeamos por el sendero junto a la acequia de Mongarrido. Este bonito tramo se alargaría  durante 1 kilómetro hasta el pequeño embalse, depósito de agua del Piruquito.

"Hacia el transformador del Piruquito."

"Acequia de Mongarrido."
   Un corto tramo a través de un eucaliptal nos dejaba en una pista rota y ascendente que por Angostina buscaba su desenlace en el ancho y pedregoso camino del Juncal. Las duras rampas comenzaban a hacer mella en algunos integrantes de un grupo que se estiraba por el largo trayecto que en zig-zag se elevaba hacia el embalse del Juncal.

"Subiendo por Angostina."

"Camino del Juncal."
   El día cambiaba poco a poco, oscureciéndose el cielo con amenazadores nubarrones traídos por el viento.

   Por fin alcanzábamos las orillas del embalse y continuamos sin detenernos demasiado.
   Todavía nos quedaba una corta remontada pasando entre el embalse y el pico Negrera ralentizada por alguna avería mecánica.

"Embalse del Juncal."
"Peña Cierro y Pico de San José desde el embalse."
   Finalmente alcanzábamos el collado descubriéndose las vistas del pequeño valle surcado por el Arroyo del Remendón iluminado por el sol y la marcada línea horizontal en la falda de la montaña del canal del Juncal.

"Canal del Juncal."
   Descendimos levemente por el camino de grijo y nos unimos al grueso de la ruta que poco a poco se introducía en el canal sobre un lecho de agua y barro. La primera pedalada advertía ya de su estado resbaladizo y peligroso.

"Entrando en el canal."
   Si bien, este tramo no es muy largo, apenas 2 kilómetros, los continuos patinazos, amagos de caídas y para los más altos, complicados pasos por los túneles, hace de este un tramo largo y tedioso hasta que se abandona el caño, pero la recompensa viene en forma de impresionantes vistas del valle y la experiencia de rodar por un lugar “diferente”.

"Canal del Juncal."

"Canal del Juncal."
   Entre bromas y algún que otro susto alcanzábamos el bosque y sacábamos las bicicletas del canal para continuar junto al mismo por un bonito sendero. La apariencia del canal del Juncal se vuelve más rústica y natural en este tramo, asemejándose más a un arroyo envuelto de espeso bosque  alimentado por pequeñas cascadas que a una construcción hecha por el hombre.

"Canal del Juncal."

"Canal del Juncal."
   La ruta continuaba por el estrecho sendero que se alargaría durante 5 kilómetros sombríos rodeado por impresionantes robles y hayas y cubierto por la hojarasca. No es un tramo para hacer deprisa, por una parte su estrechez y pasos complicados no lo permiten, y por otra merece la pena disfrutar del impresionante paisaje sobre todo en esta época del año. Es la recompensa a mojarse los pies y arriesgarse recorriendo la acequia en otoño.

"Sendero del Juncal."

"Sendero del Juncal."
   Siguiendo la frontera entre Cantabria y Euskadi atravesamos el parque Natural del Armañón. El Bosque del Remendón nos ofrece un bonito espectáculo en el tramo final del sendero donde nos cruzamos con varios senderistas sobre todo al cruzar sobre el arroyo en el monte Violedo por un rustico puente fabricado con tres estrechas tablas.

"Llegando a monte Violedo."

"Llegando a monte Violedo."
   Afrontábamos ahora los duros repechos hacia el Pico Lodos, con la ermita de las Nieves al alcance de la mano, aunque todavía habríamos de ganar el acceso a la carretera con una corta pero intensa subida al alto Lodos.

"Subiendo a Pico Lodos."
"Valle de Guriezo desde el alto Lodos."
   Un corto tramo de asfalto en mal estado nos dejaba en el aparcamiento de acceso al camino de la ermita. Llegar a pié de las escaleras resultó ser un trabajo costoso bien a pedales o porteando la bicicleta por las duras rampas. Algunos continuamos a pie hasta la ermita el la cima de la peña rodeada de impresionantes vistas.

"Ermita de las Nieves."

"Vistas desde la ermita de las Nieves."
   Deshaciendo lo andado regresamos al punto donde dejamos las bicicletas y comenzamos el descenso por la ladera del campo la Brena hasta la casa de la Virgen.  Un tramo de descenso difícil y técnico donde afloraban enormes escalones de roca bajo la hierba y estrechos pasillos imposibles de maniobrar hasta acceder al camino de las Nieves.

"Bajando por campo la Brena."
   Habiendo superado este tramo y reagrupados reiniciamos el descenso por la rapidísima e intuitiva pista directa hacia la pequeña localidad de Landeral. Las largas rectas cruzadas por profundas zanjas y firme pedregoso y roto en algunos tramos se combinaban con zonas hormigonadas afrontando las enrevesadas y húmedas curvas del tramo final que nos dejaban junto a la fuente a la entrada de esta localidad.

"Descenso a Landeral."

"Descenso a Landeral"
   A escasos 50 metros calle abajo con un nuevo desvío a la derecha accedíamos al ancho camino hacia Angostina, cruzando por un estrecho sendero junto a una estabulación hacia el arroyo del Remendón.

   Accediendo a la carretera solo restaba cruzar hacia Trebuesto por el barrio Carazón terminando la ruta, como la empezamos, junto al rio Agüera.

"Llegando a Trebuesto."

"Río Agüera."
   Si bien con esta entrada no añado un track nuevo a la lista, si es una nueva ruta.
   Diferenciada por el impresionante paisaje del otoño, las condiciones del canal y la compañía del grupo del foro Bicicantabria.

"Foto de Marta, foro Bicicantabria."

   Como siempre, agradecer en este caso a las organizadoras su iniciativa para reunirnos y a los demás por acompañarnos.

Para ver todas las fotos abrir el enlace:
Fotos.

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc