San Mames- Fuente las Varas- Sierra de Mullir -Voto.

   Desde la localidad de San Mames de Meruelo y por la carretera CA-147 me dejo caer dirección Beranga y ruedo hasta esta localidad. Tras 4 cómodos kilómetros llego a la rotonda tomando el desvío dirección Santander. Cruzo Beranga y recién pasada la estación de servicio me desvío a la izquierda junto al ayuntamiento y continúo por la estrecha carretera que me lleva junto al río Campiazo. Afronto el corto pero intenso repecho del alto del Cueto y de nuevo pierdo altura para acceder a la carretera CA-269 ya en la localidad de Hazas de Cesto pasando junto al antiguo molino del barrio Brezales. Ahora vivienda privada, el edificio se asienta en un impresionante lugar rodeado de vegetación, el río y pequeños saltos de agua.

"B° Brezales."

"B° Brezales."
   Ya sobre asfalto continúo atravesando Hazas de Cesto y Solorzano, y sin abandonar la vía remonto altura hacia el puerto de Fuente las Varas, alcanzándolo tras 17 kilómetros de ruta, 7 de los cuales corresponden a este puerto a 450 msnm.

   Tomando a la izquierda comienzo el descenso por la collada del Esquilo, perdiendo altura durante 1 kilómetro y abandonando el asfalto por una estrecha pista de grava que se interna en la sierra del Mullir al margen derecho de la carretera.

"Pista forestal."

   Rápidamente se aprecian las panorámicas sobre el valle, y no tardan en aparecer los primeros repechos que ganan altura por la ladera aprovechando la pista labrada en su día en el terreno rocoso para la instalación de las torretas de alta tensión.

"Vistas."

"Junto al camino."
   Cruzado un paso canadiense nos topamos “de bruces” con las primeras “rampas implacables”, por la fuerte inclinación y las grandes piedras que se esparcen en el camino. Para “amortiguar” un poco la fuerte inclinación de la ladera, la pista traza varios zig-zag antes de ganar el alto de la sierra quedando a la derecha el pico Mullir y el profundo Hoyo de la Yusa.

"Comienza la subida."

"Vistas"

"Pista."


   El trazado sinuoso sortea hoyos y picos recorriendo el paisaje yermo y rocoso de la sierra por los Cubillos de la Muela Llana, abriéndose las amplias vistas del valle de Voto que alcanzan las localidades de Colindres, Laredo y Santoña. El día no es claro del todo y la bruma no deja apreciar de las panorámicas como se merecen, pero se agradece rodar en un día nublado por un terreno tan exigente y escarpado.

"Pista."

"Al fondo sierra de Sel."

"Pista."


   Al frente, la pista continúa avanzando, “escalando” de nuevo esta vez por la sierra de Sel, donde se encuentran el pico Rubrillo y los montes del infierno. Ambas sierras se unen, separadas por el Hoyo Redondo. Hoy el tiempo apremia y solo puedo recorrer una parte. El camino pierde altura de forma considerable, y los duros repechos son ahora fuertes y rocosas bajadas donde hay que extremar precaución.

"Desvío."

   Da comienzo la subida a la sierra de Sel, y a la izquierda aparece una pista que desciende hacia una de las torretas y continúa perdiendo altura durante kilómetros hacia San Miguel de Aras, tomo el desvío y continúo la ruta  recuperando el paisaje arbolado y la vegetación tan escasa en las alturas.

"Bajando a San Miguel de Aras."


   Finalmente se enlazan 6 kilómetros de bajada continua hasta San Miguel, aunque la primera parte, la que discurre por la sierra, es demasiado técnica y exigente como para relajarse.

   Ya en San Miguel de Aras recorro las estrechas carreteras  vecinales y por el barrio de Caburrao bordeo el pequeño pico del “Castigo de la Rabia” para tomar la carretera de acceso a Bádames y posteriormente Rada, que discurre paralela a la ría de Rada. Tras cruzar la ría junto a la localidad de Carasa, continúo dirección Treto pasando bajo la autovía del cantábrico y tomo a la izquierda a la entrada de esta localidad cruzando el barrio de la Maza para, junto a la autovía, continuar por la vía de servicio paralela y cruzar a Cicero.

"Llegando a Cicero."


   En esta localidad, remonto hasta la iglesia de San Pelayo, y me dejo caer entre urbanizaciones hacia Mazuecas donde  accedo a la N-634 y que ya no abandonaré hasta la localidad de Gama donde me desvío dirección a Escalante. Para dar por finalizada la ruta tomo la carretera del Portillo para cruzar sobre la sierra de Baranda y junto a la Torre de Venero  “atajo”  a Castillo cerrando el bucle de 54km en San Mamés de Meruelo.
   Ruta larga, con muchos y largos tramos de asfalto que compensa con la travesía por la sierra de Mullir, por el recorrido exigente e intenso, pero entretenido y de impresionantes vistas que ofrece esa línea impecable tendida en las laderas de ambas sierras que es  la pista de la “electrolítica” como por aquí la conocemos y que fuerza los limites de esta comarca de Trasmiera.


Para ver todas la fotos abrir el enlace:

Album


Track y datos de la ruta.

Powered by Wikiloc

Colindres -Yelso de Hayas -Alto del Picón.

   Como el artista que esculpe la piedra o la madera sacando obras de arte del material más tosco, hay gente que dedica horas de trabajo y esfuerzo para abrirse paso en el bosque entre la maleza creando una red de senderos donde antes no había nada o recuperando antiguos caminos perdidos en el olvido.

   Aquí se puede abrir el debate, pero siempre que se respete el medio, no se moleste a la fauna y no se toquen los espacios protegidos, creo que es una buena forma de mantener los caminos, dar valor a ciertas zonas que pasan desapercibidas  y fomentar las actividades deportivas en el medio natural, eso si no actúa la negativa sistemática y poco objetiva de algunas instituciones. 

   Aunque reconozco que es difícil mantener un equilibrio y unos límites dentro de lo que cada uno considere correcto… Aquí es donde entran los principios, el respeto y la educación.

   Si hay una zona que se presta a este tipo de actividad son los montes que se alzan entre los valles del rio Asón y el valle de Guriezo por donde discurre el río Agüera ambos separados por  el Alto de Guriezo de 553 msnm. No por ser montes sin valor, sino todo lo contrario, porque tienen mucho que mostrar y se les da poca relevancia.

   Abarcan una gran cantidad de terreno, mayormente dedicada a la explotación forestal. Alcanzan una altura considerable y dada su proximidad a la costa gozan de buenas panorámicas, y sus accesos son cómodos y amplios aunque para disfrutar primero habrá que ganárselo con varios kilómetros de subida.

   Comenzamos la ruta saliendo de Colindres, más concretamente de la calle del Carmen. Tomamos la N-634 dirección Bilbao y nos desviamos por el parque de la Alameda hacia Colindres Alto o Colindres de arriba. Recién pasado el puente bajo  la autopista nos desviamos a la derecha por el camino de la Merced que retoma la carretera del barrio San Juan junto a las ruinas del palacio del Infantado.

   Estos restos, conocidos como el palacio de Condestable, vieron su comienzo en el año 1401 con solo una torre. No sería hasta el siglo XVI cuando se añadieron el edificio principal y las torres suplementarias, que adquirió el tamaño y majestuosidad que hoy podemos contemplar pese a su deplorable estado de conservación.

   Continuamos rodando desviándonos de nuevo hacia la Iglesia de San Juan, y tras rodearla, accedemos de nuevo a la estrecha carretera junto al cementerio de Colindres, donde comienzan los fuertes repechos de hormigón que nos elevan hacia los eucaliptales de la Redonda por el camino del Barrio San Roque pasando junto a los depósitos del agua.

   Las rampas se suceden en la pista de buen firme que nos deja en el cruce de Peralada donde se cruza la carretera procedente de Limpias. Tomamos a la izquierda y pronto abandonamos la carretera tomando el sendero que rodea Peralada en un tramo emboscado entre pastizales y continuamos ganando altura hacia la ermita de San Roque y el cementerio de la localidad de Seña.

"Sendero."


"Subiendo a Seña."


   Desde aquí perdemos altura y cruzamos esta localidad por su arteria principal (Calle San Pedro) hasta el cruce con la carretera Liendo-Limpias, ya entre las últimas casas de Seña.

"Campo Grande."

   Tomamos a la izquierda internándonos en el monte de Campo Grande y por las pistas forestales, que en época de lluvias quedan anegadas por el agua, recorremos a media ladera el paso hacia el Campo de la Brena con bonitas panorámicas del Valle de Liendo afrontando las duras rampas que se suceden hasta alcanzar el Camino de Guriezo.

"Campo de la Brena."

   Por la amplia pista de grava seguimos ganando altura. Pasadas las primeras curvas tomamos el desvío a la derecha hacia el menhir de Yelso de Hayas, siguiendo la línea limítrofe entre Limpias y Liendo.

"Yelso de Hayas."

"Yelso de Hayas."

   Alcanzado el alto nos topamos con el monumento megalítico  conocido popularmente como el “Mojón Alto”, hito que señaliza el encuentro entre Limpias, Ampuero y Liendo, y que disfruta, si el tamaño de los eucaliptales que lo rodean lo permite, de buenas vistas del tramo final del curso del río Asón hasta su desembocadura en Colindres.

   Desde aquí, deshacemos lo andado esta vez en rápido descenso hacia el camino de Guriezo desde el cual nos desviamos a la derecha para tomar la trocha que se descuelga serpenteando entre los arboles de la fuente del Espino. Un bonito y entretenido tramo jugando con raíces, piedras y cerradas herraduras que muere en una amplia pista de grava procedente del valle de Liendo. Tras reagruparnos continuamos a la izquierda para subir levemente hasta alcanzar de nuevo el cruce del Campo de la Brena y cerrando así el primer bucle de la ruta.

"Bajando a Fuente del Espino."

   Continuamos por el camino de Guriezo perdiendo altura esta vez por “Prado de los Tojos” y cruzando literalmente la carretera Liendo-Limpias nos internamos de nuevo en el monte por las estrechas pistas hacia el “Alto del Picón”.

"Sendero."

   Existen varios senderos y bifurcaciones que nos llevarán hasta el alto, lo importante es no tomar las pistas que descienden la ladera de Mazagudo y que nos dejarían en la localidad de Limpias.

   Tras un corto tramo recuperando altura por pistas rotas y senderos bastante técnicos accedemos al claro que se forma en el Alto del Picón. Aquí confluyen diversas pistas y senderos que recorren estos montes en varias direcciones, una zona mejorada sustancialmente por el paso de las motos, el trabajo de ciclistas de la zona interesados en crear esta bonita y entretenida red de senderos y el marcado de rutas para senderistas realizado por el club de montaña de Colindres. Si se usa con respeto y educación, en el monte hay sitio para todos y esta es una prueba de ello.

"Alto del Picón."

   Nuestra opción nos lleva perdiendo levemente altura hacia el “Hoyo del Carabo” afrontando un entretenido sendero con pasos rocosos, curvas cerradas y pequeños saltos naturales que se alarga durante casi 2 kilómetros atravesando Campo de Tojo  hasta su final en el cruce de Fuente Peralada. Sin duda, estos nuevos senderos son la joya de la corona… con un poco de maña, se puede pasar una entretenida mañana con varias subidas y bajadas para disfrutar.

"Sendero."

   Aquí tomamos la pista por donde comenzamos la ruta descendiendo de nuevo hacia la Redonda. En las últimas curvas antes de llegar al depósito de aguas, nos desviamos a la izquierda tomando unos de los senderos abiertos para la práctica de descensos y enduro, abiertos y equipados con rampas por un por un grupo de locales, aunque estas pistas requieren alto nivel técnico y bicicletas de otra disciplina.

"Pista."

"Sendero."

   Para dar por terminada la ruta, nos dejamos caer por los Barrios San Juan y Puerta hasta la Alameda y dando un pequeño rodeo por Colindres finalizamos la ruta en la Calle del Carmen donde la comenzamos.

   Un recorrido corto de apenas 20 kilómetros, pero muy divertido y técnico, aconsejable en días de tiempo “seco”. Un paseo por una zona que ha mejorado mucho en los últimos años, y que poco a poco va mostrando las muchas posibilidades que guardan sus montes.

Para ver todas las fotos abrir el enlace:

Album

Track y datos de la ruta:

Powered by Wikiloc

Colindres -Torcollano -Cereceda -Rasines.

   Hoy cambio el punto de salida. Recuperando viejas costumbres cargo la bici en el coche y me desplazo hasta Colindres. Monto la bicicleta, me preparo y comienzan a llegar los compañeros de ruta.

   Comenzamos a rodar abandonando la localidad por la Avenida Europa y tomando la N-629 nos alejamos  junto a la ría de Limpias. Los primeros 5 kilómetros, prácticamente llanos y sobre asfalto nos acercan a Limpias desviándonos hacia el paseo  junto a la ría. Cruzamos Limpias y continuamos por Cobetillas rodeando el Alto de Pieragullano y  tomando dirección Ampuero siempre a la vera del río, ahora río Asón.

"Ría de Limpias."

   A la entrada de Ampuero nos desviamos por la avenida de la Miés que desemboca en la calle de la iglesia, evitando así  la arteria principal y nos alejamos de la localidad por la estrecha carretera de acceso a Bernales.

"Llegando a Ampuero."


   Ya en Bernales, entre las primeras casas de esta localidad perteneciente a Ampuero, nos desviamos a la derecha buscando la estrecha pista de grava y firme roto que gana altura hacia Rocillo accediendo alcanzado el alto, al camino “Ampuero –Cereceda”  tomando dirección a esta última.

"Alto de Rocillo."


   Perdiendo levemente altura llegamos al “centro” de Cereceda, donde se encuentran la Iglesia de San Martín y el centro de interpretación de la Historia y técnicas de Cantería.

"Iglesia de San Martín."

"Fachada del museo de Cantería."


   Perteneciente al municipio de Rasines, Cereceda fue la cuna de importantes maestros canteros que tanta relevancia tuvieron a finales del siglo XV y principios del XVI, cuando despuntaban los maestros cántabros a nivel nacional dando importancia a la región en este ámbito.

   Continuamos cruzando por el paso elevado sobre la transitada N-629, y descolgándonos hacia el cementerio. Tras rodearlo cruzamos el río Silencio, que brota junto a la cueva de Rasines,  y tomamos las pistas parcelarias rodando dirección “La Edilla”.

"Río Silencio."

"Parcelarias."


   Aquí cruzamos el puente junto a la bolera y al salir de este viramos a la izquierda para continuar junto al río Ruahermosa hacia La Vega. Vamos dejando atrás dispersas casas y estabulaciones por la estrecha carretera sin tránsito, descendiendo finalmente hasta el río y cruzándolo con mayor o menor “fortuna” para tomar el camino hacia la Sieve.

"Cruzando el río."


   La pista se convierte en un camino forestal de tierra que remonta altura atravesando un eucaliptal, algunas zonas recién taladas, otras de árboles jóvenes, sin sombra, pero que dejan disfrutar de las vistas de las Peñas de Fuentefría y Mazarredonda.

"Camino de la Sieve."

"Camino de la Sieve."


   Tras un tramo sinuoso con leve bajada llegamos a la loma de “la Sieve”, disfrutando de un breve descanso bajo el majestuoso  roble. Desde aquí se disfruta de buenas vistas y llama la atención la pista que jalona con empinadas rampas la ladera del monte Virolco que se alarga en el cresterío hacia el alto Lodos y el Pico de las Nieves.

"La Sieve."

"Roble de la Sieve."


   Reemprendemos la marcha con un corto pero brusco descenso que nos lleva de nuevo al curso de río, comenzando aquí la larga subida a Torcollano sobre grava en su primera parte y finalmente sobre asfalto hasta llegar a la Casa de los Ciruelos.

"Camino a Torcollano."

"Camino a Torcollano."


   Aquí comienza el tramo de aventura e investigación infructuosa por llamarlo de alguna manera. Abandonamos la carretera a la izquierda y tomamos los caminos de acceso a las cabañas ganaderas que se esparcen por la falda de la montaña. Un entramado de estrechas pistas que cobran altura por la ladera de Mazaredonda afrontando fuertes repechos y prácticamente sin descanso. Nuestro objetivo era encontrar un paso hacia Rasines, bajando por la cantera hacia la cueva. El resultado no fue otro que un “duro” paseo por las alturas disfrutando, eso sí, de impresionantes panorámicas  del valle y el recorrido del rio Asón hasta su desembocadura en Colindres.

"Ganando altura."

"Ojebar."


   El descenso, al igual que si lo hubiésemos hecho por carretera, nos deja en Ojebar, donde tomamos la carretera que nos lleva perdiendo altura hacia Rasines, no sin antes dar un pequeño rodeo por la Iseca para aderezar un poco lo “insípido” del asfalto. En Villaparte, tomamos la carretera dirección Ampuero y rodamos hasta esta localidad donde comenzamos el camino de regreso repitiendo el tramo del comienzo de ruta hasta Colindres.

"Llegando a Rasines por la Iseca."


   Una ruta de 43 kilómetros con un poco de todo, fácil técnicamente y con algunos tramos de subida exigentes para disfrutar de una mañana agradable y en buena compañía.

Para ver todas las fotos abrir el enlace:

Album

Track y datos de la ruta:

Powered by Wikiloc