Canal de Castilla. Alar del Rey - Aguilar de Campoo.Btt

   Sonaba el despertador y nos poníamos en marcha a primera hora de la mañana.
   Bajamos las estrechas escaleras del hostal a pie de carretera a las afueras de Alar del Rey y salimos al patio posterior en busca de las bicicletas.

   Cargamos las alforjas y caminamos hacia el bar para desayunar.  Tortilla de patata casera y un buen café con leche antes de comenzar la última etapa de este viaje.
   Las bajas temperaturas, inferiores a los 10°, se hicieron latentes descendiendo hacia el puente mientras pasábamos junto al monumento al descenso en canoa del Pisuerga, una fiesta declarada de interés turístico Nacional.


"Río Pisuerga (Alar del Rey.)
"Alar del Rey."
   Cruzamos Alar del Rey por las desiertas calles y paralelos a las vías del tren nos desviamos a orillas del río Pisuerga.


"Alar del Rey."

"Desvío."

   Dejando atrás el parque “Manuel Germain”, al margen izquierdo de la estrecha carretera, aparecía el monolito señalizando el comienzo del canal de Castilla. Parada obligada para fotografiar el fin de una ruta de dos jornadas y 160 kilómetros rodando junto al canal.


"Comienzo del Canal de Castilla."

"Panel informativo."
   Nuestra ruta paralela al río continuaba sobre asfalto hacia Nogales de Pisuerga, parando a pie de pista para abrigarnos de un intenso frío persistente y que se agudizaba en las zonas más sombrías del recorrido.

   Dejando atrás la harinera de Nogales de Pisuerga continuamos junto a las vías del tren hasta el kilómetro 5,5  de ruta, punto donde nos desviamos por la carretera  N-611 cruzando esta sobre el río.


"Río Pisuerga a su paso por Nogales de Pisuerga."

"Río Pisuerga a su paso por Nogales de Pisuerga."
   En poco más de 1 kilómetro nos topábamos con la autovía Cantabria-meseta, continuando junto a esta por una polvorienta pista de grijo ancha y de buen rodar.
   A medida que avanzaba la mañana se recuperaban de nuevo las altas temperaturas que nos acompañaron las dos jornadas anteriores y podíamos deshacernos de las prendas de abrigo.


"Camino a Aguilar de Campoo."
   Los tractores avanzaban lentamente por los arados campos recolectando patata aprovechando "la fresca" de primeras horas. Al fondo aparecía un horizonte marcado ya por los perfiles de la montaña Palentina.
   La senda nos dejaba de nuevo sobre el asfalto de la carretera secundaria PP-6213, que tomamos con dirección Santa María de Mave. Giramos en el cruce a la izquierda para abandonar la carretera tras 300 mt por una pista parcelaria al margen derecho.
Pasamos junto al Hotel "el convento" y el monasterio de Santa María de Mave.


"Llegando a Mave."
"Llegando a Mave."
   Entre los secos campos de siembra cobramos levemente altura por una pista reducida a sendas roderas que viraban a la izquierda para dirigirse directamente a Mave.
   Nos internamos en esta pequeña localidad y por sus estrechas calles cruzamos junto a la iglesia y la plaza principal accediendo a la carretera que conecta con Olleros de Pisuerga pasando sobre las vías del tren y de nuevo sobre el río Pisuerga al final del suave descenso.

   Junto al río, tras salir del puente, tomamos un camino sin asfaltar pero de buen firme de tono rojizo que nos llevaría subiendo suavemente hacia Peñalara con la silueta de la recortada meseta de las tuerces al fondo. 


"Subida a Peñalara."
   Casi se agradecía el tramo de subida junto al cañón de la horadada tras dos días rodando en terreno prácticamente llano.
   A continuación, el rápido descenso nos dejaba en Valoria de Aguilar, pequeña localidad situada junto a la autovía de la meseta. Entre las calles buscamos la pista de ascenso al Alto de la Dehesilla, una subida poco pronunciada de menos de 2 kilómetros.


"Alto de la Dehesilla."
"Alto de la Dehesilla, rodando hacia Aguilar."
   Siguiendo el cableado de alta tensión rodamos por la loma apareciendo frente a nosotros el castillo de Aguilar al frente y poco a poco descubriéndose el polígono industrial con la fábrica de Gullón a medida que descendíamos por la pista de “El Tojo”.


"Llegando a Aguilar de Campoo."
   Abandonamos el último tramo de carretera  junto a las piscinas municipales recorriendo el paseo del loco, desviándonos por el parque “La Isla” junto al monasterio de Santa Clara para buscar finalmente el aparcamiento frente al Hotel Valentín dando por terminada la etapa de unos escasos 22km.


"Río Pisuerga a su paso por Aguilar."

"Fin de Ruta."
   Tras dos días y medio de camino estábamos en Aguilar de Campoo  con el objetivo cumplido de recorrer el canal de Castilla, habiendo disfrutado de todos y cada uno de los 173 kilómetros recorridos desde Valladolid hasta Aguilar tanto por el recorrido como por la compañía, y con unas ganas enormes de regresar a casa con la familia.



...eso si, sin olvidar que el mejor de los viajes sera el próximo.


   El canal de Castilla es una travesía que deja al viajero con una sensación agridulce al final del mismo. Un recorrido que trasmite calma y serenidad por el paisaje y entorno por el que transcurre, pero a su vez deja una sensación de melancolía tras el paso por pueblos castellanos olvidados o que agonizan en una época en la cual poco tienen que ofrecer. Las ruinas de una Castilla prospera y activa se esparcen a lo largo esta obra olvidada de España, una monumental muestra de ingeniería y capaz mano de obra que quedó relegada al olvido antes siquiera de ser terminada y que hoy permanece como una valiosa lección de historia. 


"Foto facilitada por la Diputación de Palencia y cadena Ser."
Para ver todas las fotos abrir el enlace:
Fotos.

Track y datos de la ruta:

Powered by Wikiloc

Canal de Castilla. Palencia -Alar del rey. Btt

   Nos levantamos temprano y rápidamente nos poníamos en marcha.
   Tras recoger el equipaje bajamos al vestíbulo del hotel cruzando los silenciosos pasillos para recoger las bicicletas, montar las alforjas y buscar un lugar donde donde desayunar.

   Recorrimos las frías y vacías calles palentinas a primera hora de la mañana y entramos en la primera cafetería que encontramos abierta. Aproximadamente a las 10 montábamos de nuevo sobre las bicicletas esta vez buscando el canal para retomarlo donde lo dejamos el día anterior.

   Amanecía otro día claro y soleado. Tras apenas 600 mt rodando por las pista de grijo a la vera del canal aparecía frente a nosotros la esclusa de Viñalta. La más grande que habíamos encontrado hasta el momento, con caudalosas entradas de agua laterales y saltos de mayor altura. Los chorros manaban entre los enormes muros de sillería aparentemente a punto de ceder ante la presión del agua.

"Esclusa de Viñalta."
   Si a lo largo  del tramo Valladolid –Palencia nos habíamos topado con esclusas de menor tamaño, esta segunda etapa nos mostraba un Canal de Castilla más espectacular y de mayores dimensiones.

   Las temperaturas ascendían rápidamente mientras recorríamos la larga recta trazada en la llanura parando a quitarnos la ropa de abrigo necesaria a primera hora.

   En menos de 7 kilómetros nos encontramos con el contraste del intenso verde del campo de golf y las amarillentas tonalidades de los inmensos campos de cultivo que lo rodeaban. Entrabamos en Grijota por el camino de las vías junto al parque "Canal de Castilla". Al final de la recta una multitud se bajaba de un autobús y sacaba fotos a la monumental  esclusa de esta localidad. 

"Esclusa de Grijota."

"Mecanismos de compuerta. Grijota."
   Tras hacer lo propio continuamos rodando durante 3 kilómetros hasta toparnos con la que sería la más alta de las esclusas del canal. Con poco menos de 11 metros y medio, la esclusa del Serrón, todavía perteneciente a la localidad de Grijota, se presentaba con tres saltos de considerables dimensiones.

"Esclusa del Serrón."
   La idea original en la construcción del Canal de Castilla contaba con una red de 4 canales buscando unir Segovia con Reinosa, un proyecto del que solo se llegaron a construir 3 de ellos, los denominados ramal Norte, ramal Sur y ramal de Campos, dibujando pues una “Y” invertida en la cual “El Serrón” es el cruce de ramales. Las ruinas de 3 molinos y el edificio de carga y descarga yacen abandonados a su vera como muestra de la importancia de este punto en el recorrido del canal.

 El ramal de campos se desvía dirección suroeste llegando hasta Medina de Rioseco, una ruta que queda guardada en el cajón de los proyectos pendientes.

   Reanudamos la marcha comenzando nuestra andadura abandonando el ramal sur. El firme se transformaba de un suelo compacto y de fácil rodar a un terreno más pedregoso y "pestoso" a medida que recorríamos kilómetros, de la misma manera que el paisaje se volvía más árido y seco donde el canal y el río Carrión trazaban una definida línea de verde vegetación.

"Canal de Castilla - Ramal Norte."
   Parece increíble como con el paso de los años ha ido surgiendo un nuevo ecosistema de ribera a orillas del canal cubiertas de vegetación, una línea boscosa que se acompaña de arbustos y humedales que proporcionan alimento a multitud de aves y mamíferos fácilmente visibles durante la ruta. Una muestra de la enorme capacidad del hombre para modificar el entorno natural.

   El mero hecho de apartarse del canal unos metros nos trasladaba de este vergel al paisaje castellano por excelencia. 

"Ruinas junto al Canal de Castilla."
   En el paso de “La Venta”  la ruta nos obligaba a separarnos del canal brevemente y cruzar la carretera junto a la rotonda de la “Venta de Valdemudo”, punto de paso que coincide con la Cañada Real Leonesa, por donde regresaban las cabezas de ganado lanar de las montañas de Riaño.

   Hoy las casas permanecen cerradas y semiabandonadas, los enormes portalones de madera van cediendo al paso de los años junto a una carretera que parece ir a ninguna parte. Un punto en el que el tiempo parece haberse detenido.

"Venta de Valdemudo."
   El itinerario nos devolvió al Canal que discurría paralelo al de la Retención. De una forma más modesta le acompañaba en su recorrido a unos metros tras los arboles.

"Canal de Castilla. Ramal Norte."
   Y precisamente, cuando cumplíamos el kilómetro 20 de esta etapa llegábamos a la presa de la Retención. Junto a las compuertas metálicas escoltadas por las casetas de piedra que guardaban su mecanismo de apertura y donde se realizaba el desvío del agua para su uso en el regadío.

"Presa de la retención."
   La recta de 2 kilómetros terminaba en Calahorra de Ribas, a mi parecer el paso más impresionante del canal de Castilla. La pista moría en una estrecha carretera asfaltada que nos desviaba haciendo un brusco giro a la izquierda. 

"Presa de Calahorra de Ribas."
   A escasos 100 mt rodábamos por la presa sobre el río Carrión y  ascendíamos brevemente por la carretera. El ensordecedor ruido del torrente de agua nos guió una vez alcanzado el alto.

"Esclusa Calahorra de Ribas."

"Unión Pisuerga y río Carrión."
   En este punto, las aguas del Pisuerga y el río Carrión confluyen en un espectacular salto de agua en una esclusa que actúa a modo de embudo.
   Las dimensiones, el potente rugir de las aguas y la neblina levantada por estas al precipitarse por la cascada impresiona y contrasta con la tranquilidad del paisaje metros antes de pasar bajo el puente.
   Nuestra llegada a este lugar implicaba el fin del ramal de campos del Canal de Castilla y el comienzo del ramal Norte que nos llevaría hasta Alar del Rey

"Puente Calahorra de Ribas."
   La importancia de este punto fue conmemorado en su día con el hito erigido en 1791 y junto al cual hoy pasa la estrecha carretera.
   A pesar del calor, disfrutamos del espectáculo fluvial durante largo rato antes de continuar con nuestro trayecto rodando el tramo más árido y seco de toda la ruta junto al canal.

"Monumento. Calahorra de Ribas."
   Las soberbias rectas se enlazaban con suaves curvas en una u otra dirección y el ritmo de marcha solo se rompía con las breves paradas  sobre los puentes de cruce con carreteras o parcelarias desperdigados por los kilómetros que nos acercaban a Fromista.

   De vez en cuando cambiábamos de margen para romper la monotonía de este trecho del viaje en el que apenas nos cruzamos con otros ciclistas, abundando en cambio pescadores de cangrejos de río apostados a la orilla del canal y grandes bandadas de patos y garzas sobrevolando las aguas.

   Aproximadamente a la 1 de la tarde aparecía a pie de carretera el cartel de entrada a la ciudad. El cuentakilómetros marcaba  40 kilómetros recorridos al detenernos junto al canal con la gran esclusa de Fromista visible al fondo.

"Llegando a Fromista."
   Otra espectacular esclusa de cuatro saltos de agua nos daba la bienvenida, a nosotros y a una multitud de peregrinos de camino a Santiago, en este cruce de rutas. 


"Esclusa de Fromista."
   Nos internamos en el pueblo en busca de un supermercado donde comprar comida y bebida para el resto del día aprovechando para reponer fuerzas descansando a la sombra.
   El ir y venir de peregrinos, en su mayoría extranjeros, cargados con sus mochilas por la calle principal era continuo. Muestra de la importancia de Fromista en el camino de Santiago, son los cuatro albergues esparcidos por la localidad.

   Tras el largo descanso retomamos la ruta. Junto al puente, nos topamos con la señalización de distancias a los puntos de peregrinación y junto a este  el monumento al canal de Castilla en forma de libro, en cuya página aparecía una parte de la obra “Castilla en canal” del escritor Raúl Guerra Garrido.


"Indicaciones."

"Monumento al canal de Castilla."




  Nos alejábamos de Fromista saludando uno a uno al goteo incesante de peregrinos que nos encontrabamos de frente, unos caminando otros, los menos, en bicicleta.

   Retomamos la soledad de nuestra ruta cuando el canal se desvió hacia Osorno en el cruce previo a Boadilla del Camino.


"Paisaje de Castilla."
   Durante kilómetros y kilómetros, la mayoría de ellos por interminables y despobladas  rectas, lineas impecables trazadas entre los campos arados, atravesamos la llanura castellana afrontando de vez en cuando algún corto repecho y su correspondiente bajada.  


"Camino canal de Castilla."
"Canal de Castilla."
   Con temperaturas que rondaban los 35° nos aproximábamos a las 4 de la tarde. Recién pasado Osorno con 65 km recorridos aprovechamos la sombra de un tramo arbolado para parar a comer al margen del camino. Cargar con la comida durante el trayecto tiene la ventaja de poder parar en el momento y lugar elegidos disfrutando del entorno y la inmensa tranquilidad que inspira.


"Un alto en el camino."
   Antes de caer presos de la galbana recogimos el improvisado campamento y retomamos la ruta.


"Reanudando la marcha."
   A escasos tres kilómetros llegábamos al espectacular puente de Abánades, en Melgar de Fernamental. Un acueducto navegable donde el agua del canal y los barcos pasan sobre el río Valdabia, otra muestra del enorme trabajo de ingeniería realizado en la construcción del Canal de Castilla. Y apenas un kilómetro más adelante, frente un pequeño edificio al margen del camino, hotel y restaurante, encontrábamos atracado el barco de recreo destinado a las excursiones que recorren este tramo de canal.


"Puente de Abánades."
"San Carlos de Abánades."
   Hacían acto de presencia en el horizonte las cumbres de la montaña palentina.
   Pequeñas lomas rompían la interminable llanura y las tonalidades verdes ganaban terreno a medida que avanzábamos hacia el norte.
   A pesar de haber comprado avituallamiento liquido, las altas temperaturas durante toda la jornada lo hicieron insuficiente, y curiosamente, rodando junto al agua del canal comenzábamos a echarla en falta. A lo largo de los 130 kilómetros recorridos no encontramos fuente alguna teniendo que comprarla en pueblos adyacentes, que en algunas zonas  se separan entre sí en más de 30 kilómetros, por lo que recomiendo ser previsores en este aspecto a la hora de recorrer el Canal de Castilla.


"Canal de Castilla."
   En el kilómetro 85 de la jornada, por intuición más que por conocimiento, nos desviamos al centro de Ventosa de Pisuerga. La fuente nos esperaba en la plaza donde nos refrescamos, bebimos hasta la saciedad  y recargamos agua para el resto del camino bajo la mirada, pasiva e inalterada a pesar de nuestra actitud voraz, de los señores reunidos que guardaban silencio en los pequeños bancos del parque.

   Con fuerzas renovadas retrocedimos sobre nuestros pasos hasta el canal y continuamos nuestro camino con tiempo todavía para parar a disfrutar de las esclusas y del tranquilo y silencioso entorno.


"Un alto en la esclusa."
   Junto al rojizo puente el camino tornaba bruscamente a la derecha, internándose en un frondoso pinar. Nos acercábamos al kilómetro 90 de ruta y a la localidad de Herrera de Pisuerga. El río Pisuerga es retenido en este punto por la presa de San Andrés, y el paso a la otra orilla se realiza por una pasarela colgante relativamente nueva.


"Llegando a Herrera de Pisuerga."


"Puente colgante de Herrera."
   Atravesar el parque y el puente sobre el río Pisuerga con la caída del sol pasadas las 5 de la tarde, hicieron de este, otro destacable punto de paso en esta ruta.


"Herrera de Pisuerga."


"Puente de Herrera de Pisuerga."
   Ya en la otra orilla, un paseo cubierto por la espesura a modo de túnel  nos guiaba hacia el último tramo de canal a 10 kilómetros escasos de Alar del Rey.


"Canal de Castilla. Herrera de Pisuerga."
   Las lomas amarillentas destacaban iluminadas por el sol del atardecer, a lo lejos la maquinaria agrícola recorría los campos de cultivo levantando una gran polvareda a su paso y el canal poco caudaloso, avanzaba lento casi estancado dejando ver a alguna nutria buscando alimento. 

"Canal de Castilla (San Quirce de Riopisuerga.)"

"Canal de Castilla."
   Tan solo la hora nos impedía parar para disfrutar del espectáculo del atardecer, impecable despedida de esta ruta.


"Ermita de Santo Cristo (San Quirce de Riopisuerga)."
   La ermita de Santo Cristo vigilaba desde San Quirce nuestra llegada a Alar del Rey, donde entrabamos rodando frente a los almacenes que en su día guardaban la mercancía que habría de ser transportada en las barcazas por del canal.


"Almacenes del Canal. Alar del Rey."
   Desde el puente, primera esclusa o ultima para nosotros, un vistazo atrás antes de desviarnos al comienzo del canal junto al río Pisuerga.


"Vista atrás."
"Primera retención. (Alar del Rey.)
   Nos despedíamos del canal, pero no dábamos por terminada la ruta pues todavía nos quedaba regresar a Aguilar de Campoo.  Buscamos el hostal para recuperar fuerzas con una buena cena y nos fuimos a descansar tras una jornada con algo más de 100 km recorridos y satisfechos con lo visto y lo vivido a lo largo del Canal de Castilla.


"Comienzo del Canal de Castilla.(Alar del Rey.)"


Para ver todas las fotos pinchar en el enlace:
Fotos.
Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc