Treto -Alto de Ocina -Calero Chico -Cicero (Ruta Ocysa Btt.)

   Va pasando la semana y las nubes parecen retirarse como augurio del regreso del buen tiempo.

   El planteamiento de un fin de semana sin planes se desvanece con la propuesta del grupo de Ocysa. Una ruta sin grandes pretensiones por los montes de Vidular con el único afán de pasar un buen rato pedaleando.

   Tras algunas dudas finalmente concretamos la salida en la localidad de Treto, a unos kilómetros de casa. Rodamos por la carretera nacional a primeras horas de la mañana con el cielo despejado una temperatura agradable.

   No tardamos en alcanzar el alto de Treto y coincidiendo a nuestra llegada con algunos asistentes procedentes de Colindres.

   Poco a poco junto, a la rotonda, unos en bici y otros en coche va aumentando el grupo hasta alcanzar la hora de la salida.

   Las primeras pedaladas nos llevan por la carretera dirección Carasa unos 100 metros, desviándonos a la derecha y cobrando altura hacia el barrio de La Maza. Pasando junto a las urbanizaciones perdemos altura paralelos a la autovía y con un brusco giro a la izquierda pasamos bajo la misma.

   El duro repecho a la salida del túnel nos devuelve junto a la A-8 rodando por la vía de servicio recorriendo la ladera de Carrasqués. La pista cruza de nuevo un túnel y se eleva por el barrio de San Pelayo, ya en la localidad de Cicero, y con un último paso bajo la autovía alcanzado el alto nos internamos definitivamente en el monte rodando junto al lavadero de Pumares.


"San Pelayo (Cicero)."
   La pista de grava pierde levemente altura convirtiéndose en una senda herbosa que nos lleva junto al arroyo por las Desecas. Desde este punto, con 4 kilómetros recorridos comenzamos a remontar altura cruzando la Dehesa buscando el alto de Ocina.


"Cruzando la Dehesa."

"Cruzando la Dehesa."
   La primera parte de la subida afronta fuertes repechos por una pista ancha y rota. Tras un giro a la derecha, convertida en estrecho sendero, se embosca ganando altura de forma más moderada. Un último tramo atravesando un joven eucaliptal enlaza con la amplia pista que recorre el alto de Ocina.


"Hacia el Alto de Ocina."
   La pista, actualmente con amplios tramos hormigonados, nos lleva dirección Oeste empalmando con la estrecha carretera procedente de Vidular. En el cruce tomamos a la izquierda y en rápido descenso perdemos altura hacia el barrio Vidular.


"Pista."
   Antes de llegar al barrio, nos desviamos hacia la Venta del Pico subiendo el repecho que encontramos a la derecha y sin abandonar la carretera rodamos hasta el cruce de “El Campo”.

   Tras algunas dudas con el rumbo a seguir, los guías optan por remontar sobre asfalto hacia el barrio de La Tejera y continuar hasta el Alto de Trancones.


"Subiendo por la Tejera."

"Alto de Trancones."
    Las vistas ganan amplitud distinguiéndose las Sierras del Mullir y de Hornijo en segundo plano, ya en los Collados del Asón. Montes más humildes conforman el relieve que observamos hacia el norte una vez ganado el alto, con vistas que alcanzan hasta la costa.


"Vistas."

"Vistas."
   Rodamos por el alto del monte dirección Moncalián y en el cruce de caminos tomamos a la derecha perdiendo altura hacia la Dehesa. La rápida bajada nos deja en la pista que junto al Regato Irias continúa hacia “la Pausa”, un tramo fuertemente removido por los trabajos forestales,  repleto de pozas y barrizales.


"Alto de Trancones."



   En condiciones normales, en este tramo se cruza varias veces sobre el regato Irias.  Ahora se suman el barro y el mal estado del camino convertido en un tramo duro y exigente también para las bicicletas…


"Junto al regato Irias."

"Junto al regato Irias."

"Llegando a la Pausa."
   Antes de llegar a la Pausa, en la Rozadilla, tomamos un estrecho sendero que se interna en el bosque a la derecha ganando altura hacia Calero Chico, un camino recuperado para el trazado de la “Trasmerana” que se celebra dentro de unas semanas.


"Subiendo a Calero Chico."
   Lo mejor de las marchas organizadas, a parte del evento en si para quien le guste y las disfrute, es que la organización limpia senderos y antiguos caminos perdidos en la maleza para ampliar el recorrido de las pruebas. Un trabajo que, a quien compete no realiza el resto del año y por desgracia terminan perdiéndose de nuevo tras unos meses.

   La amplia pista recorre Calero Chico junto a la autovía, desciende levemente hacia el túnel y de nuevo remonta separándose de esta dirección Sur subiendo a la Pedrera. Junto a una estabulación actualmente deshabitada rodamos hasta acceder a la carretera proveniente de La Madrid y con dirección Vidular.


"Subiendo a la Pedrera."
   Este tramo de asfalto gana altura durante 2 kilómetros afrontando duros repechos y trazando horquillas en la ladera de la Arenosa hasta ganar el alto, próximo al cruce por donde pasamos anteriormente.

   Reagrupados, tras reparar algunas averías mecánicas a consecuencia del barro nos desviamos a la izquierda hacia el alto de Zorrilengo. Desde aquí, un pronunciado descenso nos lleva trazando una larga recta dirección Norte hacia la autovía con vistas de la bahía de Santoña, el mellado peñón de Montehano y la llanura de Bárcena de Cicero.


"Bajando de Zorrilengo."
   Habiendo superado la zona más pronunciada del descenso junto a las torretas de alta tensión nos topamos con un cruce de caminos. Alargamos el descenso tomando a la derecha, por un camino pedregoso que accede a la estrecha carretera  junto al arroyo que nos lleva hacia el barrio Palacio, reagrupándonos en la fuente de Chin, aprovechando algunos para reponer agua.


"Rodando hacia el barrio Palacio."
   Ahora toca ganar altura de nuevo por las fuertes rampas del camino de la Cabaña, con algunos tramos de hormigón rayado y otros de amplio camino forestal. Alcanzado el alto, en el cruce de tomamos a la izquierda atravesando el eucaliptal con dirección Pumares.

   A unos 500 mt. del cruce nos desviamos a la derecha, descendiendo bruscamente hacia el Coterón y de nuevo con dirección Cicero cruzamos perdiendo altura hacia el paso de la autovía muriendo el camino en la vía de servicio. Desde aquí, perdemos altura levemente hasta el túnel  y por el barrio de San Pelayo trazamos camino hasta el cruce de la iglesia.


"Barrio San Pelayo. Cicero."
   Solo queda dejarse caer atravesando Cicero hacia la N-634.

   Como colofón a la ruta, disfrutamos de un impresionante avituallamiento en un bar de esta localidad, todo a cargo del grupo de Ocysa. Un detalle de agradecer que se suma al trabajo de guiarnos en este recorrido.

   Estos montes están en constante cambio, bien por los continuos trabajos forestales o por una densa vegetación que se afana en cerrar caminos y senderos… el terreno, en condiciones húmedas puede resultar plomizo y lento de recorrer por el abundante barro que se forma en las pistas y senderos, pero las abundantes pistas que jalonan estas laderas, hacen de esta una zona donde perderse a lo largo de kilómetros y kilómetros sin la molestia del trafico ni la masificación de gente, obteniendo como resultado un buen número de rutas diferentes y 100% ciclables.

Datos de la ruta:
Carretera (secundaria): 40%
Pista forestal: 48%
Sendero: 12%
Dificultad física: Media.

Dificultad técnica: Media/Baja

Para ver todas las fotos abrir el enlace:

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc

Camino de Santiago Norte. Guitiriz -Santiago de Compostela. Etapa-10.

   Sábado 6 de Julio, hoy es el día...

   Algo menos de 90 kilómetros nos separan de Santiago de Compostela, una jornada a golpe de pedal para poner fin a esta travesía de 10 días.


"Camping el Mesón. Guitiriz."
   La niebla envuelve los bosques que rodean el camping. En silencio recogemos por última vez las tiendas y empaquetamos todo en las alforjas. Caminando nos dirigimos a la salida del camping y por el arcén recorremos los 50 metros que nos separan del restaurante donde cenamos ayer y que sirve desayunos desde primera hora de la mañana.


"Levantando el campamento."
   Diego es el primero en llegar. Un pequeño despiste metiendo la rueda delantera en un canal termina en una aparatosa caída rompiendo la soldadura del portaequipajes… Nada que no tenga solución con bridas y algo de cinta aislante. Si algo hemos aprendido de las travesías, es que, en cuanto a reparación de averías se refiere hay que ser completamente autónomo. Dónde comer y tomar algo siempre se encuentra en el camino, pero un taller donde reparar una avería... según en qué zona es un poco más complicado.

   En apenas 15 minutos hemos solucionado el problema. Todo ha quedado en un susto y podemos entrar a desayunar.

   Sobre las 8:30 de la mañana estamos listos para ponernos en marcha. Por la N-VI retrocedemos sobre la última parte del recorrido de la jornada de ayer pasando de nuevo junto al camping recorriendo unos 3 kilómetros dirección Baamonde. Tomando un desvío a la derecha pasamos sobre las vías del tren y cruzando el puente gótico de Santo Alberto cruzamos sobre el río Parga.


"Río Parga."
   El camino se interna en el bosque del monte de Lagares y nos lleva junto a la Capela (capilla) de Santo Alberto envuelta en bruma y rodeada de un  precioso entorno natural donde reposan los restos de un antiguo hospital para peregrinos. Una estampa entre lo fantasmagórico y lo legendario acentuada por el silencio más sepulcral.


"Capela de Santo Alberto."
   Las grandes rocas de granito nos obligan a portear sorteando un par de pasos,  alcanzando el camino que con dirección suroeste nos lleva hacia las aldeas de As Penas y a Fonte mientras la bruma se disipa y suben temperaturas tan frescas a primera hora de la mañana.


"Camino de Santiago."

"Camino hacia As Penas."
   Entre las casas tomamos en el cruce a la derecha y continuamos hasta alcanzar la carretera secundaria (CP-2303). Trazamos un par de curvas pasado sobre el arroyo de Portofontao y de nuevo nos desviamos por la pista que traza camino hacia la localidad de Parga. Callejeando accedemos de nuevo a la carretera, únicamente para cruzarla y poder continuar así hacia Ferreira. La estrecha carretera nos lleva paralelos al río Ladroil  hasta el cruce de As Brañas. Aquí dejamos el asfalto y por un polvoriento camino de graba avanzamos hacia el Monte do Pelegrin.

   Tras una primera parte del recorrido cómoda, sobre asfalto y prácticamente llana, comienza la primera subida de la jornada, suave pero continua, de firme roto y pedregoso donde aflora el granito que forma estas modestas montañas y tan presente en las construcciones típicas de esta tierra.


"Subiendo al Monte do Pelegrin."
   Alcanzado el alto, dejamos atrás Peña Lousada y tomamos el desvío por la calzada romana que nos lleva dirección Casanova, en la Parroquia de Vilar. Aunque el terreno llanea el empedrado no es ciclable y nos obliga a caminar durante un trecho.


"Calzada de Vilar."

"Calzada de Vilar."

"Calzada de Vilar."
   El camino nos deja en Casanova, donde tomamos la carretera a la salida de esta localidad girando a la derecha perdiendo altura durante apenas 1 kilómetro. Un estrecho camino se desvía a la derecha cruzando hacia o Rego do Porto Prado, finalizado el descenso a la altura del arroyo.


"Bajando al arroyo."


"Rego do Porto Prado."
   A partir de aquí nos toca remontar altura suavemente hasta alcanzar una estrecha pista que continúa subiendo accediendo a la carretera en la localidad de O Alto (LU-2302). Callejeando continuamos dirección Oeste hacia a Pena Branca, donde tomamos la carretera CP-2302 y por la cual rodamos alcanzado el alto de la “Serra da Cova da Serpe”,   encumbrada por el parque eólico y límite entre las provincias de Lugo y La Coruña.


"Aerogeneradores del parque eólico."
   Por un estrecho sendero paralelo a la carretera descendemos levemente retomando de nuevo el asfalto junto al cartel que nos da la bienvenida a La Coruña.


"Llegamos a la Coruña."
   Por la CP-8001 perdemos altura durante 4 kilómetros llegando a Paraños.  En esta localidad nos desviamos a la izquierda, dando un pequeño rodeo cruzando el “Monte da Carregosa” , retomando en esta población la carretera y subiendo al alto de As Cruces.


"Cruceiro."



"Reponiendo agua."
   Tras reponer agua y un corto descanso reanudamos la marcha junto a la Capilla de San Roque por la estrecha carretera que recorre el “Monte da Corda”, desviándonos hacia el Monte Liñares y el Río Pedregoso a continuación en un tramo de continuo descenso.


"Rodando hacia Monte Liñares."

"Rodando hacia Monte Liñares."
   Desde el arroyo, una corta subida remonta altura hasta O Campo da Cruz, donde a pié de carretera se ubica la Iglesia de Santa María, próxima al Monte do Cruceiro. La velocidad en el descenso atravesando Vilariño nos hace dejar atrás la señal amarilla al  margen izquierdo de la carretera en Novás, teniendo que retroceder para deshacer el entuerto y recuperar la pista que cruza hacia As brañas da Torre. Atravesando una zona boscosa cruzamos perdiendo altura la parroquia de Folgoso y el monte Eitiridola llegando a “A Ponte San pedro” rodando brevemente por la AC-840.


   Sobre el asfalto, tomamos a la izquierda apenas 200 mt y sufriendo el abundante tráfico de esta carretera. Nos desviamos a la derecha por un sendero que atraviesa el bosque de “A Lamaboa” internándose en la parroquia de Boimil, concluyendo su trazado al margen de la carretera DP-1003 de acceso a Boimorto.


"Bosque de A Lamaboa."
   Rodamos hacia el centro de la localidad de Boimorto. Son las 3 de la tarde. Va siendo hora de buscar un lugar donde parar a comer. Al margen de la carretera, hay un pequeño supermercado donde venden empanadas y algo para beber, un plan alternativo a los restaurantes o el bocadillo, y sobre todo disfrutando del producto típico gallego.

   El calor empieza a apretar, pero antes de abandonar Boimorto debemos buscar un lugar donde sellar la credencial. Nos acercamos al albergue privado en el centro de esta localidad, pero la dueña, según sus normas, solo sella a los que se alojan en el albergue negándose a ponernos el sello… en fin, sorprende encontrar ese “espíritu del camino” en el gerente de un albergue, una pena que para algunos "el camino" solo sea un negocio.

   Nos descolgamos por las calles de Boimorto hacia la salida del pueblo junto al centro de salud, y muy amablemente sellándonos las credenciales en un supermercado a pié de carretera. En este punto un panel informativo nos aclara las diferentes opciones que ofrece el camino de Santiago. Escogiendo la más corta y directa tomamos la carretera Boimorto –Orxai (DP-0603).


"Carretera Boimorto -Orxai."
   Los 10 kilómetros de carretera nos llevan perdiendo altura y salvando algún corto repecho alcanzamos el alto de Goimil cruzando el monte de Fonte Virtude y el Monte da Mota, donde se oculta emboscada a pie de carretera la ermita con el mismo nombre.


"Ermita da Mota."
"Cruceiro."
   En el cruce de caminos de Goimil tomamos la estrecha pista que continúa al frente. Un camino de graba donde Diego revienta la rueda trasera recién tomada la pista. En esta zona despejada y bajo un sol inclemente rondando las 4 de la tarde desmontamos la rueda y reparamos el pinchazo comprobando que la cubierta está rajada… intentamos solventar el problema tapando el agujero y montamos de nuevo la bicicleta. 


"Reparando..."
   La pista continúa atravesando el monte Do Vilar hacia el pueblo de O Couto, y proseguimos la ruta por las aldeas de Cerdeira y Cimadevilla cruzando el Monte de Medín accediendo a la pista asfaltada que nos lleva a Santo André enlazando finalmente con la N-634. En este tramo, la delicada cubierta de Diego no resiste y de nuevo nos detenemos a causa de un nuevo pinchazo.

   Finalmente optamos por cambiar la cubierta por una de repuesto que llevamos en las alforjas. Otra lección que nos da el viaje sobre lo esencial con lo que hay que cargar...


"... y volviendo a reparar."
   Solventados los problemas y a pié de la N-634 ponemos rumbo a Lavacolla, aeropuerto de Santiago de Compostela, el principio del fin de nuestro viaje.

   En este tramo el camino de Santiago evita la peligrosa carretera nacional tomando la pista de servicio que recorre uno y otro margen de la vía. Un camino de graba que afronta las largas rectas y en un continuo sube –baja se alarga durante 10 kilómetros.


"A pie de camino..."

"Evitando la N-634."
   A Costa da Xesteira, de 4 kilómetros es el principal obstáculo que nos queda. Desde aquí, un tramo más o menos llano nos deja en la localidad de Santiso, dando un pequeño rodeo por el interior de esta población callejeando entre urbanizaciones accediendo finalmente a la rotonda de Lavacolla.

   Las flechas amarillas nos llevan paralelos a la autovía por los Montes de Amarelle pasando bajo bajo la A-54 y rodando por el sendero que rodea las instalaciones del aeropuerto y accede a la localidad de San Paio.

   Siguiendo el trayecto marcado por pistas parcelarias y algunos senderos emboscados perdemos altura hacia el núcleo urbano de Lavacolla, desviándonos con dirección sur y ganando altura hacia Vilamaior. 


"Subiendo a Vilamaior."
   La amplia carretera que recorre la cresta del monte dirección San Marcos nos lleva junto al camping con el mismo nombre , escuchándose perfectamente las pruebas de sonido para el concierto que tendrá lugar esta noche en “O Monte do Gozo”, esa pequeña cumbre tan ansiada por todo peregrino que disfruta de las primeras vistas de los campanarios de la catedral.

   No puedo evitar la emoción al ver en lo alto el monumento al peregrino subiendo por el camino empedrado que pasa junto a la capilla de San  Marcos. Como el resto de peregrinos con los que nos cruzamos nuestro saludo es diferente, cargado de euforia. Con su respuesta, en su cara se esboza una sonrisa, en algunos casos, la mayoría, acompañada de un gesto de dolor en cada paso y vendajes en pies, rodillas o tobillos.

   Hoy, a causa del concierto, el monumento está inaccesible pero la satisfacción nos inunda por igual.


"Monumento al peregrino. Monte do Gozo."
   Retrocedemos descendiendo a la carretera  y bajamos las pronunciadas rampas hasta alcanzar la nacional. Tomando a la derecha enfilamos la larga recta de "A Rua de San Lázaro" y no tarda en aparecer el cartel de entrada a Santiago de Compostela donde paramos para inmortalizar el momento.


"Por fin llegamos a Santiago."
   Al otro lado de la carretera otro monumento al apóstol da la bienvenida a los que entran a pie en la ciudad dejando algunos recuerdos colgados de un soporte a modo de monumento hecho por los propios peregrinos.

   Recorremos a Rúa de San Lázaro, colmada de trafico y nos desviamos hacia el centro de Santiago pasando junto al convento de Santo Domingo de Bonaval por a Rúa das Fontiñas.


"Por las calles de Santiago."
   Aquí seguimos las indicaciones para los peregrinos que entramos en el casco histórico en bicicleta, señales que terminamos perdiendo, así que por intuición y algo de conocimiento de la ciudad nos descolgamos por las estrechas calles hacia la catedral con toda la atención puesta en no atropellar a nadie.

   Un último giro a la derecha y se abre ante nosotros la plaza del Obradoiro y la soberbia fachada de la catedral.


"El fin del camino..."
   La música del gaitero que toca en las escaleras de acceso a platerías es disimulado por el griterío de la gente que como nosotros termina hoy su peregrinaje. 

   Cánticos,  celebraciones, y la megafonía del arco de meta de la Pilgrim Race con quienes compartimos la llegada a Santiago.

   Nosotros no tenemos un recibimiento tan multitudinario, pero tampoco lo necesitamos… felicitarnos entre nosotros nos basta.

   Descansamos, y disfrutamos lo que podemos entre el gentío del momento. Pero no tardamos en salir en busca de nuestro hotel y perder de vista las bicicletas por lo menos por un par de días... De momento hoy saldremos a cenar y a descansar.


"Fachada del Palacio Rajoy. Plaza del Obradoiro." 
   Nos despertamos al día siguiente cada uno con su penitencia particular. Algún dolor, alguna rozadura, pero más descansados tras una noche en una cama de verdad y sin pegarnos el madrugón. Hoy disfrutaremos de la ciudad de Santiago de Compostela como se merece... iremos a buscar nuestra compostelana y mañana regresaremos a casa con el objetivo cumplido... 



"Cenando por Santiago."
"La tuna compostelana."
   Cada cual tiene su motivo para iniciar el "Camino de Santiago", religioso, espiritual, buscar una aventura vital... y todas las formas son validas, a pié, en bicicleta... y ninguno es mejor que otro. 

   Cada uno de los kilómetros recorridos será fruto del esfuerzo y al final todos desearemos terminar y llegar a las puertas de la catedral. 

Personalmente me hubiese gustado poder dedicarle más tiempo, otra vez será... porque terminar "un camino" es el paso que comienza el siguiente...




Para ver todas las fotos abrir el enlace:
Album

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc