Collado del Ves - Cardaño de Arriba

   Llevábamos casi 2 horas de viaje cuando paramos a desayunar a las 8 de la mañana en Cervera de Pisuerga. Tras preguntar a un vecino nos dirigimos a una de las pocas cafeterías que ya daban desayunos a esa hora.

   Sin mucha demora reanudamos el viaje hacia Cardaño. Simplemente circular por las carreteras que rodean los pantanos ya es un espectáculo digno de contemplar…
   A las 9:30 de la mañana aparcábamos en esta pequeña localidad. 
   Cardaño de Arriba, sito en el fondo de un valle, atravesado por el rio Cardaño de aguas cristalinas y a los pies del majestuoso Espigüete, nos abre las puertas del parque natural de Fuentes Carrionas. A 1400 msnm es la localidad habitada más alta de la montaña palentina, además de ser la más sombría y por lo tanto, fría incluso en épocas estivales.

"Cardaño de Arriba."
   Prácticamente daban las 10 de la mañana cuando cargábamos las mochilas  a la espalda y dábamos los primeros pasos a la rivera del río. Multitud de excursionistas hacían lo propio para recorrer las múltiples rutas que parten de este lugar, desde las más fáciles para disfrutar en familia, a las más complicadas técnicamente para disfrutar del alpinismo, pero todas ellas de una extraordinaria belleza.

   Por el camino del pozo de las Lomas, paralelo al arroyo con el mimo nombre, comenzamos la ruta sobre buen firme de fácil caminar, bajo el relajante sonido de las aguas afrontando los rápidos y continuos saltos en ocasiones de varios metros.

"Camino del Pozo de las Lomas."

"Arroyo Valcabe."
   Apenas habíamos caminado 1 km cuando nos desviamos a la derecha en un cruce de caminos, evitando la senda al pico Murcia, pasando sobre un solido puente sobre el arroyo Valcabe. De nuevo junto al arroyo de las Lomas continuamos remontando altura de forma moderada.

"Puente sobre el Arroyo Valcabe."
   Asomaban ya las cumbres nevadas contrastando con el intenso verde de la vegetación que cubría las rocosas laderas entre las que serpenteaban los arroyos. 
A medida que avanzábamos las laderas cobraban verticalidad, las cumbres altura y el paisaje ofrecido por los arroyos se volvía si cabe mas espectacular.

"Arroyo de las Lomas."

"Arroyo de las Lomas."
   En el kilómetro 3 de ruta, habiendo ganado cierta altura sobre el fondo del valle, una baliza señalizada nos desvió de nuevo a la derecha. Continuando a la izquierda, llegaríamos al pozo de las Lomas, ruta totalmente recomendable, pero en esta ocasión viramos a la izquierda hacia el pozo del Ves.

"Indicaciones a seguir."
   De un vistazo a nuestras espaldas nos encontramos con la impresionante vista del Espigüete, con su imponente cara norte iluminada por el sol asomando tras las suaves laderas delas montañas que formaban el valle.

"Espigüete."
   El sendero, mas estrecho y  menos marcado, pero fácil de seguir, continuaba a media ladera descendiendo tímidamente para cruzar por ultima vez sobre el arroyo de las Lomas, desviándonos hacia el barranco de Hornaz.

"Arroyo de las Lomas."

"Barranco de Hornaz."
   Frente a nosotros aparecían las cumbres de Pico del Vallejo, Ramacedo y Hoya continua, todos ellos superando los 2000 msnm, cubiertos por la nieve. Tras remontar la fuerte pendiente ladera arriba, el sendero, entre escobas y acebos de nuevo nos llevó recorriendo, a media ladera, a la vera del arroyo. El calor ya apretaba en las zonas soleadas y sobraba alguna capa de ropa.

"Sendero de Hornaz"
   Tocaba ahora cruzar el estrecho río. Buscamos un paso evitando la resbaladiza roca y de un salto poder alcanzar la otra orilla sobre las aguas heladas que descendían la montaña.
   Remontando al otro lado, la nieve hizo acto de presencia. Entre vegetación baja aprovechamos las calvas para avanzar por la inclinada ladera de la Peña del Codal.


"Barranco de Hornaz."
   Ganamos rápidamente altura. Superando los 1700 msnm las laderas aparecieron cubiertas completamente por la dura nieve. Evitando las placas heladas destelleantes a la luz del sol avanzamos bajo las cumbres del Vallejo y Ramacedo. A media ladera podíamos oír el sonido del agua bajo nuestros pies procedente de los arroyos ocultos bajo el hielo descendiendo la loma.

"Ladera de la Peña del Codal."

   Bajo un implacable sol comenzamos a bordear la inclinada ladera del Alto del Ves donde una zona sin nieve de nuevo nos permitió avanzar fácilmente unos metros. Al abandonar la zona de vegetación, la inclinación y la dureza de la nieve nos obligó a utilizar los crampones los últimos 2 km antes de alcanzar el collado.

"Avanzando hacia el Alto del Ves."

"Al fondo, Alto del Calderon."
   Las vistas del Valle de Pineda, con los picos Lezna y Curavacas presidiendo el mismo son impresionantes, estampas que bien merecen un alto en el camino y hacen que el esfuerzo merezca la pena.

"Picos Curavacas y Curruquilla."
   Una vez alcanzado el collado, continuamos a la derecha para ascender dirección al Alto del Ves. Alcanzada la antecima decidimos parar a recuperar fuerzas, y aprovechando las calvas en la nieve improvisamos un campamento para comer el bocadillo a 2100 msnm, en el silencio mas absoluto, con agradables temperaturas y unas vistas espectaculares.

"Vistas desde el collado."
   Con las cumbres de Pico Murcia, Peñas Zamurdias y Peñas Malas en primer plano, y el siempre omnipresente Espigüete frente a nosotros iniciamos el descenso directamente  por la empinada ladera de forma más directa y sin dar rodeos.
   En principio, salimos de casa con la intención de llegar al pozo de Curavacas, pero desestimamos la idea por las horas de ruta necesarias. Lo dejaremos pendiente para este verano.
   Se aproximaban las 2 de la tarde, y comenzaban a llegar grupos que avanzaban lentamente hacia las cumbres de Vallejo y Ramacedo. A esta hora la nieve no estaba ya en sus mejores condiciones. La dureza  y seguridad del hielo de esta mañana daba paso a una nieve mas blanda e inestable, y las venteadas cornisas del cresterío ofrecían ya poca confianza.


"Descenso."

"Vistas durante el descenso."
   Sin darnos cuenta llegábamos a la altura del arroyo de Hornaz, y tocaba quitarse los crampones. Esta vez dimos con un mejor paso para saltar sobre el río. De nuevo, el valle por recorrer se abría frente a nosotros.


"Llegando al valle."

"Arroyo de las Lomas."
   Junto al arroyo de las Lomas deshicimos lo andado por el sendero que durante 3 km de agradable paseo nos devolvió a Cardaño de arriba, de donde habíamos salido unas 5 horas antes, de nuevo pasando junto a las cascadas, las fuentes y los impresionantes prados a la vera del río.


"Arroyo de las Lomas."

"Fuente."
   Tal vez 2h y 30´de viaje pueda parecer un gran desplazamiento para realizar esta ruta... pero cuando asciendes estas montañas y disfrutas del paisaje se te olvida completamente y hace que de sobras merezca la pena. Esta vez hemos optado por una ruta fácil, para conocer la zona y ver otras opciones, pero esta región ofrece muchísimas posibilidades para aquellos que disfrutamos de la montaña y la naturaleza, ya que está plagada de montañas que rondan y superan los 2000 msnm.
Sin duda alguna, anotaremos Fuentes Carrionas como indispensable para futuras rutas.

Para ver el álbum completo pinchar en el enlace:
Fotos.

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc

Alto de Guriezo - Liendo - Laredo. (Desde San Mames)

   Te levantas un día de la cama y preparas todo el equipo, cargas con la mochila a tope de comida y bebida… te despides de la familia, coges la bicicleta y sales por la puerta. Y sin pensar comienzas a dar pedales, sin rumbo fijo, sin horarios ni limitaciones…

   Es curioso como algo tan básico, tan rudimentario  y tan humano como explorar, descubrir  y disfrutar de lo que nos rodea  lo hemos convertido en un lujo.
   Como dice Diego, mi compañero de rutas, mañana no existe, mañana es hoy.  Así que hoy, aprovecho para disfrutar de la montaña…

   Salgo de San Mames de Meruelo, pequeña localidad a pie de carretera entre Beranga y Noja, y sobre el asfalto recorro los escasos 300mt que me separan del cruce hacia el barrio el Noval. Esta pista asfaltada me lleva cobrando altura entre las casas de los vecinos poco más de 1km antes de convertirse en sendas roderas que se internan en la sierra de Baranda.  Hace tiempo que no paso por aquí. Me dirijo hacia el Alvareo  tomando el desvío  en el primer cruce a la derecha.
 
   La explotación forestal ha dejado el camino en condiciones pésimas, y lo que antes era un paso sombrío  ahora es una ladera escarpada, aun así me llaman la atención las vistas del valle de Albulde iluminado por el sol a primeras horas de la mañana.

"Albulde"
   El sinuoso camino me lleva a través del eucaliptal  en continuo sube-baja, sumado el pegajoso terreno sobre el que ruedo hacen de este un tramo exigente y difícil. El camino a seguir en los varios cruces es bastante evidente, siempre el más “pisado” por la maquinaria. Un duro repecho, que afronto andando, me deja en la zona de trabajo de los leñadores, el alto de Baranda de apenas 206 msnm. Con precaución cruzo la explanada vigilando siempre la caída de los arboles tras el sonido de las motosierras  y comienzo el descenso detrás de un lento tractor cargado de troncos hacia la carretera del Alvareo pasando junto al arroyo de los Vados y accediendo a la misma por la empinada y pedregosa bajada de “Cuesta Fría”.

"Sierra de Baranda."
   Tras hora y media peleando con los repechos, barrizales y esquivando maquinaria de “desmonte” salgo de nuevo al asfalto. Por carretera bajo con dirección a Escalante por Tregalizas. Las últimas curvas me regalan unas vistas impresionantes de las marismas y las bajas montañas que se alzan desde el nivel del mar rodeadas por la fina bruma de primeras horas de la mañana.  Un rápido descenso atravesando el barrio de Noval, me lleva pasando junto al convento de Santa Clara a las puertas de Escalante.

"Vistas."
   A la entrada del pueblo me desvío a la derecha para evitar el paso por el centro y accedo a la carretera que por carril bici me lleva hasta Gama (CA-148), donde tomo dirección Colindres.
   En el kilómetro 10,5 de ruta, aproximadamente abandono de nuevo la carretera general, y me desvío hacia Vidular por carreteras secundarias. Atravieso las vías del tren y paso junto a la iglesia que da nombre al barrio.
   Paso junto al regato de Lamadrid y su lavadero en leve descenso y continúo hacia el barrio de la Bodega con los montes de Vidular de frente, hacia los cuales me dirijo y para lo cual he de pasar bajo la autopista por el barrio de Palacio.
   Aprovecho para beber, descansar y reponer agua en la fuente de Cotia,  a pie de pista antes de internarme de nuevo en el monte por la pista de la cabaña.

"Fuente del barrio Palacio."
   Un primer y duro repecho de firme hormigonado pronto me hace entrar en calor, enlazando otro par de cortas subidas tras las cuales alcanzo el cruce de la “Quilla”. A escasos 50 metros llego al alto de Ocina y giro a la izquierda.
   La pista de tierra más ancha y limpia me lleva durante 1km perdiendo altura levemente hasta un cruce de caminos, donde giro a la derecha y el descenso se vuelve más pronunciado, técnico y rápido.

"Cruce de Ocina."
  Durante 2km de bajada el terreno se complica de nuevo  por las profundas rodadas de los tractores y máquinas de talar, aunque la bajada me permite sortear rápidamente los obstáculos del terreno hasta alcanzar, al final del tramo, el río del Barranco de Ocina.

"Descenso."
   La pista de asfalto procedente  de Nates me lleva atravesando la Mies de Revillas a la carretera Adal-Treto-Badames (CA-268), que tomo a la izquierda subiendo levemente dirección Treto.  Antes de cruzar bajo la autopista me desvío a la derecha hacia el barrio de Primostro y por las parcelarias accedo a los puentes que unen Treto y Colindres disfrutando de unas impresionantes vistas de la ría de Colindres.

"Puente."
   Atravieso por la carretera principal esta localidad hasta el parque de la Alameda, donde aprovecho de nuevo la fuente para recargar agua.
   Tras un rato de descanso, y con más de 20km de ruta recorridos atravieso el parque y dejo atrás el ayuntamiento con dirección a Colindres Alto por las carreteras secundarias, pasando de nuevo bajo la A-8 y girando en el primer callejón que se desvía a la derecha.    La estrecha pista asfaltada y hormigonada en su tramo final me lleva al Barrio de San Juan entre los ladridos de los perros de las casas del barrio, y continúo hasta el cementerio.
   La carretera toma inclinación, y la ruta gira a la izquierda  afrontando duros repechos de hormigón por la serpenteante pista que rodea los depósitos de agua ascendiendo hacia el Campillo. Sin dificultad técnica la pista me lleva ganando altura durante 3km hasta el cruce con la carretera más ancha que proviene de Limpias y continúa con dirección a Seña. Cruzo  la misma y de frente continuo por un estrecho y pedregoso sendero que me lleva hacia el Campo de Tojo de nuevo monte a través.

"Pasando por Campo de Tojo"
   Las altas temperaturas me obligan a deshacerme de algo de ropa, el aire apenas corre y se acerca la hora de parar a comer. Continuo en busca de una sombra que no encontraré hasta salir prácticamente del monte, recorriendo los estrechos senderos y afrontando fuertes y pedregosos repechos, la mayoría de ellos a pié, durante los 3km de este tramo hasta la carretera Limpias-Seña, donde sobre el asfalto monto el improvisado campamento a la sombra de un bosque de hayas a pie de carretera.

"Repecho."
   Recupero fuerzas durante largo rato y no sin cierta pereza, cargo de nuevo con la mochila y me monto en la bicicleta. Con tranquilidad comienzo la dura  subida hacia el Prado de los Tojos recorriendo el camino de Guriezo. El calor aprieta y las fuerzas comienzan a escasear, así que decido tomármelo con calma, paro las veces necesarias e intento disfrutar todo lo posible de la subida. 

"Descanso a media subida."
   Tras 5km ascendiendo por pista de grijo de forma prácticamente ininterrumpida alcanzo el llano de Yelso de Hayas, y al fondo, por fin, las antenas del Alto de Guriezo (544 msnm).

"Vista atrás. Yelso de Hayas."
   Me desvío de la pista a la izquierda y un sendero roto entre vegetación baja me deja en las brañas a escasos 300 mt de la cima.

"Alto de Guriezo." 
   Por fin alcanzo el alto y paro para descansar. No mucho, pues me he quedado sin agua. Una suave brisa me ayuda a recuperar fuerzas, y el silencio absoluto solo se ve enturbiado por el sonido de un enorme buitre en vuelo picado a escasos 20mt… parece que no soy el único que ha parado aquí a reponer fuerzas. Tras un matorral un grupo de enormes buitres se está dando un festín con una cabeza de ganado.

"Descanso."
"Buitres"

"Buitres."
   Me apresuro a recoger y continúo con la ruta… a mí tampoco me gusta que me molesten a la hora de comer…
   Tomo la ancha pista que desciende al otro lado de las antenas y comienzo el rápido descenso hasta toparme con un abrevadero al margen izquierdo de la misma. Junto a él, una estrecha senda atraviesa  campo a través “Juyo de Revilla”, un cortafuegos que desciende por la ladera hasta toparse de nuevo con la pista que continua a la izquierda.
   La misma va perdiendo altura de forma moderada en su parte inicial, con algún repecho de subida y zonas llanas recorriendo la ladera, en algunos puntos cortada por los derrumbes de las torrenteras de agua que descienden la montaña, fáciles de salvar bicicleta al hombro. 

"Descenso por La Parada."
   El final se torna técnicamente complicado con grandes piedras y fuertes tramos de descenso pronunciado, esta pista continúa descendiendo durante 3km ininterrumpidamente por un terreno exigente y algún tramo delicado atravesando la loma de “La Parada” hasta el camino de Liendo este ultimo de buen firme. Desciendo por el mismo hasta Liendo, entrando al valle junto al pequeño monte Cogorio.
   Por la maraña de carreteras que unen los múltiples barrios de Liendo lo atravieso hacia el norte buscando la línea de costa.

"Fuente de Liendo."
   Tras parar en una fuente, beber, avituallarme  y relajarme durante un rato, cruzo la carretera N-634 que divide el valle en dos y me dirijo por Iseca Vieja hacia la cala de San Julián ascendiendo por el exigente Camino de Erio. A la derecha se alza la rocosa y abrupta montaña de Candina, y a la izquierda, la sierra La Vida me separa de Laredo lugar al que me dirijo para iniciar el camino de regreso a casa.

"Montes de Candina."
   El camino remonta el macizo de Erillo en un tramo de duros repechos de difícil rodar por la roca suelta, así que caminando disfruto de las vistas de la costa, el antiguo cargadero de mineral y las buitreras que se reparten en los recortados acantilados.

"Acantilados."

"Cargadero."


   A media subida, en plena curva, un sendero se desgaja del camino a la izquierda señalizado como el camino de Santiago, aunque más técnico y difícil que la otra opción, la pista asfaltada de Las Carcobas, me declino por seguirlo bordeando los acantilados del Aguamala, una zona muy entretenida recorriendo estrechos pasos y con impresionantes vistas de la costa y buenas panorámicas de Laredo en su parte final.

"Sendero."
   El tramo desemboca en un camino de grijo que, a la derecha, por el barrio Valverde desciende a Laredo por la calzada de siempre resbaloso canto rodado, llueva o haga sol, y un fuerte descenso por pista de hormigón atravesando el barrio del Regatillo.

"Vistas de Laredo."

"Bajada por el Regatillo."
   Con precaución, por la gente y algún coche, atravieso las estrechas calles de la puebla vieja para salir de Laredo, dirección Colindres por  la Pesquera. Con viento favorable recorro a buen ritmo los 12km que me separan de Bárcena de Cicero por carretera (N-634).
   En sentido inverso al de esta mañana me dirijo hacia Escalante por el mismo recorrido, y de nuevo paso junto al convento de Santa Clara, pero ahora continúo por la carretera que  a través del Portillo me llevará hacia la localidad de Castillo. Mediado el descenso hacia esta localidad una carretera bien asfaltada pero más estrecha, señalizada también como el camino de Santiago, cruza pasando junto a la torre de Venero hacia San Mames de Meruelo, el punto de partida y final de esta ruta.


   Una ruta de algo más de 70km y unas 8 horas  sin un objetivo claro de pasar por tal o cual lugar y ni mucho menos cumplir con un horario previsto… simplemente es el resultado de ir por donde me apetecía en ese momento disfrutando de unas vistas impresionantes a través de carreteras, pistas, senderos y brañas…  


Para ver el álbum completo pinchar en el enlace.
Fotos.

Track y datos de la ruta.


Powered by Wikiloc

Canalahonda - Collados del Ason

   Salir de casa y en menos 45´llegar a los collados del Asón es un privilegio que intentamos aprovechar a menudo. El modelado kárstico de estas montañas dota a esta región de un impresionante valor paisajístico.

"Puerto del Asón"
   Las sendas que recorren el polje de Brenavinto  y se desvían hacia las cumbres que lo rodean atraviesan impresionantes bosques y profundos cañones que sumen al senderista en un impresionante paraíso natural que pocas regiones pueden ofrecer.

   Tras varias rutas, documentadas en diversas entradas del blog, todavía quedan rincones capaces de dejarnos boquiabiertos en esta zona. Uno de ellos es el paso de Canalahonda.

   Con cierto desinterés hacia ese ansia de acumular cumbres o grandes gestas para después contarlas, tan de moda últimamente…  con la única intención de recorrer, descubrir y disfrutar, nos dirigimos, al parking junto al puerto del Asón, previo al descenso hacia la Gándara de Soba. 

   Aunque amplio y con capacidad, parece que este aparcamiento no es del gusto de todos los excursionistas que acuden a la zona, puesto que todavía hay gente que se interna  en coche y estaciona en el parque natural, acto prohibido y justamente sancionado.

   A las 9 de la mañana comenzamos a caminar por el camino grijero que asciende hacia el alto de la Posadía. Cierto es que veníamos con la intención de pisar nieve, pero finalmente las raquetas se quedaron en el coche, la lluvia caída estos últimos días junto con el viento se encargaron de deshacer la nieve caída a principios de la semana.

"Alto de la Posadía hacia Brenavinto."
   2km de subida nos dejaban en el alto, frente a nosotros aparecían las impresionantes vistas del valle surcado por los serpenteantes riachuelos levemente alimentados por el deshielo de las cumbres.

   Iniciamos el descenso para desviarnos hacia la derecha a apenas 50mt, un poste señaliza el sendero que fuertemente marcado recorre la loma derecha del valle.

"Sendero"
   Pasábamos junto a las primeras cabañas de Brenavinto al tiempo que remontábamos altura. El estrecho sendero  expuesto en la loma se introducía en los hayedos cubiertos por la hojarasca, esquivando los acebos y las rocas envueltas en un manto de musgo. Sobre nosotros, en lo alto, se alzaban las torres de los campanarios del Asón.

"Sendero"
   Continuamos a media ladera en suave subida, girando el sendero a la derecha pasando junto a la cabaña de Concinchao, cruce de los caminos que descienden del alto de los campanarios, el sendero que nos trajo hasta aquí y el que continúa hacia la porra de la Colina y las cumbres que prosiguen en el cordal y por el cual seguimos la ruta.

"Hacia el senderón."
   Tomamos hacia el llano de Brenavinto girando a la izquierda. Recorrimos el sendero brevemente y sin cobrar altura nos desviamos por el estrecho camino que se desgajaba de nuevo a la izquierda abriéndose paso entre la vegetación baja atravesando una pequeña hoya. En el fondo del valle aparecía una cabaña rodeada por un terreno de pasto cerrado con un muro de piedra, la cabaña del Senderón.

"El Senderón."
   Sobre nosotros, a la derecha la imponente y rocosa pared vertical nos separaba del paso de Hazas del respiradero, continuamos de frente buscando el paso por la inclinada ladera entre árgomas y escajos. Las cumbres más altas ligeramente cubiertas por la nieve y envueltas en una espesa niebla nos enviaban un frío viento en esta zona más expuesta de la ruta.

"Loma."
 Intuyendo el paso, quedando el sendero desdibujado por la vegetación y los escasos arboles dispersos por la loma, continuamos a media ladera sin perder ni ganar altura. El terreno se volvía más rocoso a medida que avanzábamos apareciendo de nuevo el sendero bien marcado sobre las esquirlas de roca erosionada. Un último tramo y tras un par de fáciles trepadas aparecía ante nosotros el paso de Canalahonda.

"Sendero."

"Sendero."

"Llegando a Canalahonda."
   Los collados del Asón conseguían sorprendernos una vez más, nos internamos en la inmensa  grieta de poco menos de un kilómetro de largo. Un sinuoso sendero serpenteaba por el fondo de la misma, sombrío, húmedo y silencioso. Conocida como la cañada del silencio o Rendijones y con gran similitud al paso del laberinto de los castros de Horneo, también aquí en los collados del Asón, esta resulta si cabe más impresionante ya que las erosionadas paredes se alzan verticales y en línea recta mostrándose imponentes en toda su extensión.

"Canalahonda."


"Paredes de Canalahonda."

"Canalahonda."

"Cuevas."
    Enormes grietas, pequeñas cuevas y corrientes de agua adornaban este impresionante paso, donde algunos árboles subsistían superficialmente enraizados al fondo del mismo.
Como la salida de un túnel, el final nos dejó en el "collado de los lobos" con unas espectaculares vistas del Picón del Fraile y la amplitud del  valle de la Gandarilla rodeado por las cumbres del Veinte, Pizarras y Carrio.


"Picon del fraile"
"La Gandarilla."
   Nuestra ruta nos llevaba en dirección contraria, hacia la izquierda, a través del sinuoso y estrecho sendero que descendía hacia Brenalengua para iniciar el camino de regreso.
Ya por senda abierta descendimos al fondo del valle para continuar por el mismo, en invierno y en esta época normalmente anegado por las aguas del deshielo, pero este año la escasez de nieve hizo que se pudiera recorrer sin problemas.

"Brenavinto."

"Brenavinto."
   Tras cruzar el pequeño río en un par de ocasiones llegamos al final del valle, de nuevo tocaba ascender el alto de la Posadía por el pedregoso camino y descender hacia el aparcamiento, un buen tramo para charlar y arreglar el mundo durante los casi tres kilómetros de este tramo, sin duda los más aburridos de la ruta.



"Fin de ruta."
   En el último alto, antes de descender al aparcamiento, nos desviamos hacia el mirador del puerto de Asón para romper la monotonía de la pista, accediendo al aparcamiento directamente por la carretera.


   Una ruta sencilla, de poco más de 11km, en los que apenas se superan los 1090 msnm y no se alcanzan los 500mt de desnivel, pero la importancia real reside en el trazado de la misma,  de todos los rincones de los collados del Asón, Canalahonda es, a mi parecer, el más impresionante de esta zona.  

Para ver el álbum completo pinchar en el enlace:

Track y datos de la ruta:

Powered by Wikiloc