Canalahonda - Collados del Ason

   Salir de casa y en menos 45´llegar a los collados del Asón es un privilegio que intentamos aprovechar a menudo. El modelado kárstico de estas montañas dota a esta región de un impresionante valor paisajístico.

"Puerto del Asón"
   Las sendas que recorren el polje de Brenavinto  y se desvían hacia las cumbres que lo rodean atraviesan impresionantes bosques y profundos cañones que sumen al senderista en un impresionante paraíso natural que pocas regiones pueden ofrecer.

   Tras varias rutas, documentadas en diversas entradas del blog, todavía quedan rincones capaces de dejarnos boquiabiertos en esta zona. Uno de ellos es el paso de Canalahonda.

   Con cierto desinterés hacia ese ansia de acumular cumbres o grandes gestas para después contarlas, tan de moda últimamente…  con la única intención de recorrer, descubrir y disfrutar, nos dirigimos, al parking junto al puerto del Asón, previo al descenso hacia la Gándara de Soba. 

   Aunque amplio y con capacidad, parece que este aparcamiento no es del gusto de todos los excursionistas que acuden a la zona, puesto que todavía hay gente que se interna  en coche y estaciona en el parque natural, acto prohibido y justamente sancionado.

   A las 9 de la mañana comenzamos a caminar por el camino grijero que asciende hacia el alto de la Posadía. Cierto es que veníamos con la intención de pisar nieve, pero finalmente las raquetas se quedaron en el coche, la lluvia caída estos últimos días junto con el viento se encargaron de deshacer la nieve caída a principios de la semana.

"Alto de la Posadía hacia Brenavinto."
   2km de subida nos dejaban en el alto, frente a nosotros aparecían las impresionantes vistas del valle surcado por los serpenteantes riachuelos levemente alimentados por el deshielo de las cumbres.

   Iniciamos el descenso para desviarnos hacia la derecha a apenas 50mt, un poste señaliza el sendero que fuertemente marcado recorre la loma derecha del valle.

"Sendero"
   Pasábamos junto a las primeras cabañas de Brenavinto al tiempo que remontábamos altura. El estrecho sendero  expuesto en la loma se introducía en los hayedos cubiertos por la hojarasca, esquivando los acebos y las rocas envueltas en un manto de musgo. Sobre nosotros, en lo alto, se alzaban las torres de los campanarios del Asón.

"Sendero"
   Continuamos a media ladera en suave subida, girando el sendero a la derecha pasando junto a la cabaña de Concinchao, cruce de los caminos que descienden del alto de los campanarios, el sendero que nos trajo hasta aquí y el que continúa hacia la porra de la Colina y las cumbres que prosiguen en el cordal y por el cual seguimos la ruta.

"Hacia el senderón."
   Tomamos hacia el llano de Brenavinto girando a la izquierda. Recorrimos el sendero brevemente y sin cobrar altura nos desviamos por el estrecho camino que se desgajaba de nuevo a la izquierda abriéndose paso entre la vegetación baja atravesando una pequeña hoya. En el fondo del valle aparecía una cabaña rodeada por un terreno de pasto cerrado con un muro de piedra, la cabaña del Senderón.

"El Senderón."
   Sobre nosotros, a la derecha la imponente y rocosa pared vertical nos separaba del paso de Hazas del respiradero, continuamos de frente buscando el paso por la inclinada ladera entre árgomas y escajos. Las cumbres más altas ligeramente cubiertas por la nieve y envueltas en una espesa niebla nos enviaban un frío viento en esta zona más expuesta de la ruta.

"Loma."
 Intuyendo el paso, quedando el sendero desdibujado por la vegetación y los escasos arboles dispersos por la loma, continuamos a media ladera sin perder ni ganar altura. El terreno se volvía más rocoso a medida que avanzábamos apareciendo de nuevo el sendero bien marcado sobre las esquirlas de roca erosionada. Un último tramo y tras un par de fáciles trepadas aparecía ante nosotros el paso de Canalahonda.

"Sendero."

"Sendero."

"Llegando a Canalahonda."
   Los collados del Asón conseguían sorprendernos una vez más, nos internamos en la inmensa  grieta de poco menos de un kilómetro de largo. Un sinuoso sendero serpenteaba por el fondo de la misma, sombrío, húmedo y silencioso. Conocida como la cañada del silencio o Rendijones y con gran similitud al paso del laberinto de los castros de Horneo, también aquí en los collados del Asón, esta resulta si cabe más impresionante ya que las erosionadas paredes se alzan verticales y en línea recta mostrándose imponentes en toda su extensión.

"Canalahonda."


"Paredes de Canalahonda."

"Canalahonda."

"Cuevas."
    Enormes grietas, pequeñas cuevas y corrientes de agua adornaban este impresionante paso, donde algunos árboles subsistían superficialmente enraizados al fondo del mismo.
Como la salida de un túnel, el final nos dejó en el "collado de los lobos" con unas espectaculares vistas del Picón del Fraile y la amplitud del  valle de la Gandarilla rodeado por las cumbres del Veinte, Pizarras y Carrio.


"Picon del fraile"
"La Gandarilla."
   Nuestra ruta nos llevaba en dirección contraria, hacia la izquierda, a través del sinuoso y estrecho sendero que descendía hacia Brenalengua para iniciar el camino de regreso.
Ya por senda abierta descendimos al fondo del valle para continuar por el mismo, en invierno y en esta época normalmente anegado por las aguas del deshielo, pero este año la escasez de nieve hizo que se pudiera recorrer sin problemas.

"Brenavinto."

"Brenavinto."
   Tras cruzar el pequeño río en un par de ocasiones llegamos al final del valle, de nuevo tocaba ascender el alto de la Posadía por el pedregoso camino y descender hacia el aparcamiento, un buen tramo para charlar y arreglar el mundo durante los casi tres kilómetros de este tramo, sin duda los más aburridos de la ruta.



"Fin de ruta."
   En el último alto, antes de descender al aparcamiento, nos desviamos hacia el mirador del puerto de Asón para romper la monotonía de la pista, accediendo al aparcamiento directamente por la carretera.


   Una ruta sencilla, de poco más de 11km, en los que apenas se superan los 1090 msnm y no se alcanzan los 500mt de desnivel, pero la importancia real reside en el trazado de la misma,  de todos los rincones de los collados del Asón, Canalahonda es, a mi parecer, el más impresionante de esta zona.  

Para ver el álbum completo pinchar en el enlace:

Track y datos de la ruta:

Powered by Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario