Peña Mora-Peñas Blancas-Castril Negro-Pico Llen (Sierra Cabarga.)


   A menudo organizamos rutas por las montañas del norte de burgos, Campoo o montaña palentina y en el viaje dejamos al margen de la carretera otras más cercanas anotadas en la agenda de rutas pendientes…

    Este es el caso de "Peña Cabarga". Esta sierra caliza se alza 569 msnm en su cota más alta (Pico Llen) de forma paralela a la bahía de Santander, y su naturaleza le confiere un marcado paisaje kárstico desde media altura hasta su parte superior. La parte inferior de la sierra se reparte entre terrenos de pasto, eucaliptales y cada vez menos bosque de encinas, pasto de las llamas en los múltiples incendios que ha sufrido la zona.

   Siempre observada desde la carretera o rodeada en bicicleta por las pistas más accesibles, por fin organizábamos una ruta para recorrer y conocer en profundidad “sierra Cabarga”.

   Para ello tomamos la salida desde el Barrio la Cotera, perteneciente a Santiago de Cudeyo, a escasos 500mt de la carretera que asciende a Peña Cabarga.

"Señalización comienzo de ruta."

"Comienzo de ruta."
   Rondaban las 8:30 de la mañana cuando bordeando el pequeño parque en el centro del núcleo urbano buscábamos las señales de comienzo de ruta. A falta de una, dos indicaciones nos guiaban por la estrecha pista de hormigón que cobraba altura con fuertes repechos ganando perspectiva rápidamente sobre las casas.

   La pista desapareció tras 1 kilómetro convertida en un camino pedregoso. Atravesando densos eucaliptales nos topamos con la siguiente intersección, continuando dirección suroeste hacia la mina de Valtriguera.

"Señales."

"Ganando altura."
   El sendero trazaba un par de horquillas antes de abandonar la espesura del bosque  alcanzando las partes altas mas descubiertas disfrutando de un radiante día.

   Tras 2,5km recorridos alcanzábamos el “centro” de sierra Cabarga. A la izquierda la senda nos llevaba cobrando altura hacia el Pico Llen, nosotros dirigimos nuestros pasos a la derecha, hacia el Castro del Castilnegro con la vista puesta en los picos que continúan la cresta de la sierra.


"Señalización."

"Vistas desde Sierra Cabarga."

"Sierra Cabarga."
   La emboscada y estrecha senda se internaba en terreno rocoso a través de un pequeño pinar los últimos metros, antes de alcanzar el pequeño macizo de Peña Mora. (458 msnm.)


"Llegando a Peña Mora."

"Pico Llen desde Peña Mora."
   Tras una corta trepada alcanzábamos la pequeña cima con buenas vistas de la sierra y el valle de Castañeda.

   Bordeamos la peña y continuamos, esta vez perdiendo altura hacia el rodadero.


"Disfrutando las vistas."
  La senda descendía  bordeando el Castro de Castrilnegro, pasando desapercibido semioculto por la maleza a pesar de su importancia siendo el único de la época prerromana encontrado en la zona costera de la región cántabra. 

   El descenso terminaba junto a los restos de piedra en un claro del pinar tornándose en subida directa hacia la ya visible cima de Peñas Blancas. (507 msnm.)


"El Rodadero."

"Subida a Peñas Blancas."
   Realmente la senda bordea la cima por la cara norte, nosotros alcanzamos el buzón  tras una corta y fácil trepada directa.


"Subida a Peñas Blancas."

"Llegando a Peñas Blancas."

"Llegando a Peñas Blancas."
   La panorámica abarcaba la bahía de Santander  con Astillero en primer plano en unas vistas enturbiadas por la bruma que aumentaba poco a poco al igual que subían las temperaturas.


"Peñas Blancas."


   A nuestras espaldas el pico Llen se alejaba mientras continuábamos por la cresta hacia el siguiente y ultimo pico de Sierra Cabarga, el alto de Castril Negro. (449 msnm)


"Pico Llen, al fondo."

"Llegando al Castril Negro."
   Encumbrado por una pequeña caseta y sendas antenas desde el Castril Negro comenzamos el descenso  por la vertiente suroccidental de la sierra por la ladera rojiza fuertemente marcada por los yacimientos de óxido de hierro explotados desde la época romana, hecho por el cual en la antigüedad se denominaba a esta “la montaña de hierro”.


"Explotaciones mineras."
   Siguiendo la ruta de Mina Rita, junto al impresionante paisaje lapiaz declarado como punto de interés geológico y las ruinas mineras continuamos el descenso virando dirección sur. La senda nos llevaba perdiendo altura con el parque de Cabarceno a nuestra derecha.


"Ruinas."

"Señalización."

"Vistas de Cabarceno."
   En 1988, con el fin de proteger las explotaciones mineras y haciendo una restauración paisajística importante se creó el parque de la Naturaleza de Cabarceno, donde se incorporaron gran variedad de animales que viven en condiciones de semilibertad añadiendo un gran atractivo turístico a la comunidad.

   El itinerario nos conducía a media ladera por la cara sur de Peña Cabarga con dirección Este durante 4km sin abandonar la evidente senda marcada, es fácil dudar o despistarse atravesando algún eucaliptal donde varias trochas se desvían ladera arriba o descienden hacia el valle.

"Sendero."

"Cabaña."
   Un corto tramo atravesando una maraña de abundante vegetación baja formada por escajos, helechos y zarzas nos dio entrada a un pequeño escampado donde una cabaña en ruinas se camuflaba entre los árboles. El sendero  continuaba  por la parte baja de la parcela atravesando un pequeño encinar. 

"Encinar."
   Ya despejado, el camino nos conducía durante largos tramos rectos hacia pequeños pinares descolgados por la ladera.


"Sendero."
   A los pies de la sierra divisábamos los Pozos de Valcaba junto a mina Pepita, donde se lavaba el mineral extraído de las minas repartidas por la zona.

"Pozos de Valcaba."
   Un nuevo cruce de caminos aparecía en el sendero. Tomamos dirección al Alto de la Piquera manteniendo el rumbo hasta que el sendero legó a su fin desembocando en un pedregoso camino minero. Ascendiendo loma arriba procedente de mina pepita, nos elevaba de nuevo hasta la cresta de Sierra Cabarga.

"Subiendo a Sierra Cabarga."
   Aparentemente cercano, a nuestra derecha aparecía el Pico Llen, pero la larga subida se alargaría todavía durante 3 duros kilómetros sin sombra afrontando duras rampas interrumpidas por un corto tramo de descanso intermedio en forma de breve bajada.

"Pico Llen."
   Tras varias paradas para recuperar el aliento llegábamos al último tramo de subida, que cruzando la carretera nos daba acceso  a la cima del Pico Llen o Peña Cabarga (569 msnm) coronada por el monumento al Indiano (y a la marina de Castilla.).

"Subiendo a Pico Llen."

"Ultima rampa."

"Peña Cabarga (Pico Llen)."
   En forma de torre, el “pirulí” está acompañado por el panorámico mirador que da acceso a la cámara oscura desde donde, dicen, se disfruta de impresionantes vistas que abarcan toda la costa de Cantabria alcanzando los picos de Europa y costa del país Vasco en los días despejados.

"Monumento al indiano y la Marina de Castilla."
   Las instalaciones se completan con un restaurante a los pies de la torre, que tras su reapertura finalmente quedó en el olvido.

   Pero el abandono del pico Llen, ese monumento real en forma de montaña en el que glorificamos con adornos nuestro honroso pasado, no se limita solo a las instalaciones del mirador, y de las cuales hacemos responsables a las autoridades competentes, la desidia se amplía a las laderas que bordean la cumbre infestadas de basura. Pañuelos, vasos de plástico, botellas de vidrio y todo tipo de desperdicios se esparcían por doquier… y de esto si somos culpables.

   Como amantes de la naturaleza subimos a Peña Cabarga a merendar o cenar disfrutando del atardecer esplendido que nos ofrece, y como cafres incívicos regresamos a nuestras casas abandonando allí arriba nuestros desperdicios. 

   Tan solo las impresionantes panorámicas al frente me distraían de la vergüenza que sentía perdiendo de nuevo altura hacia el Picuezo.

"Vistas desde Peña Cabarga."

"Aterrizando en Parayas."
   En el primer tramo atravesando la ladera despejada apresuramos la marcha, que pronto se vio frenada buscando el estrecho sendero oculto entre la vegetación y que pasaba totalmente desapercibido.

"Bajando de Peña Cabarga."

"Sendero al Picuezo."

"Sendero al Picuezo."
   Tras unos momentos dubitativos por fin nos encaminamos correctamente cruzando el pinar entre rocas y pequeños destrepes hasta alcanzar el pico más oriental de la sierra de 422 msnm con buena panorámica del “bunker” del banco Santander y Solares.

"Bunker del Banco Santander."
   Tan solo restaba descender por la ladera de Peñablanca en un primer tramo estrecho y rocoso para terminar sobre senda herbosa accediendo a la pista hormigonada por la que comenzamos la ruta.

"Descenso a Peñablanca."

"Final de ruta."
   De nuevo entre las casas, atravesamos hacia el parque junto al cual habíamos dejado el coche en el centro del Barrio el Campo.
5 h y 30´ nos llevó la vuelta en un recorrido de 15 km. Una ruta con impresionantes vistas en todo el contorno de la sierra y paisajes cambiantes según la zona de la montaña, atravesando frondosos bosques o escarpadas lomas de roca rojiza marcadas por la actividad minera. Una ruta entretenida que abre gran cantidad de posibilidades a pié o bicicleta de montaña en las sendas que jalonan las laderas de Sierra Cabarga.



Para ver todas las fotos abrir el enlace:
Fotos

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc

Castro Urdiales-Vía verde Traslaviña-Las Muñecas-Callejamala. (Qdd Bicicantabria).

   Los paisajes cobran intensidad llenándose de vida en una primavera “atípica” para lo que estamos acostumbrados. El invierno se marcha poco a poco y el tiempo enloquece alternándose días soleados y calurosos con otros fríos y lluviosos.


   Es lo que tiene que ser, al menos aquí en el norte… pero ya se nos había olvidado.

   Avanzado el mes de Mayo el foro Bicicantabria nos convocaba en Castro Urdiales, bonito municipio costero situado en la costa oriental próximo a los límites con el país Vasco.

   Esta proximidad con la comunidad vecina, sobre todo desde el boom inmobiliario,  otorga a Castro Urdiales el título de una de las ciudades más pobladas de Cantabria, batiéndose por el mismo con Torrelavega.

   A la entrada de Castro, junto a la autovía del Cantábrico y aprovechando el aparcamiento de un supermercado  nos reuníamos un grupo de trece ciclistas. Tal vez fuéramos pocos, pero la climatología incitaba a todo menos a levantarse de la cama.

   Con Marta como improvisada guía de la ruta, a la hora acordada, comenzábamos a rodar brevemente por la carretera N-634 dirección Bilbao, para abandonar el núcleo urbano ascendiendo por Brazomar tomando el paseo de Valverde junto a la estación de servicio a pie de Carretera.

"Entrando al bosque de Valverde."
   Un par de duros repechos nos elevaban hasta el bosque de Valverde atravesando el túnel con el mismo nombre que nos dejaba a la entrada de Mioño. Callejeando por parcelarias lo abandonamos dirección sur atravesando el barrio Lusa, topándonos de nuevo con la Autovía A-8 y cruzando sobre la misma para llegar a Santullán.


"Bosque de Valverde."

"Tunel de Valverde."
   La lluvia que había respetado nuestro comienzo de ruta hacia acto de presencia obligándonos a parar para abrigarnos.

   Reiniciada la marcha nos descolgamos por las empinadas rampas buscando el curso del rio Mioño junto al cual traza su recorrido la vía verde Castro-Traslaviña aprovechando la pista de un antiguo tren minero que transportaba la carga desde las montañas a la costa.


"Vía verde Castro-Traslaviña."
   Alejándonos del paisaje “industrial” de la cantera que mella fuertemente Peña Otañes recorrimos el valle con bonitas vistas cruzando espesos bosques y tramos donde la pista se incrustaba literalmente en la montaña encajada en enormes paredones de roca moldeada a golpe de barrena.


"Via Verde."

"Via Verde."


"Via Verde."
   De la infraestructura de entonces todavía podemos disfrutar de la antigua estación de Otañes, hoy recuperada como albergue, sita en lo alto de esta localidad a pie de camino.


"Estación de Otañes."
   Tras 4 kilómetros recorriendo la vía Verde en suave ascenso prácticamente inapreciable llegábamos al Puente de los Vados, bajo el cual discurrían de forma paralela, la carretera (CA-250) de acceso al puerto de las Muñecas y el rio de Herreros.


"Puente de los Vados."
   Un kilómetro escaso le quedaba de recorrido a la vía verde  de Traslaviña que internándose en la espesura moría bifurcándose en varias sendas, caminos y trochas.


"Vía verde."
   Nuestra guía nos llevaba por un estrecho y roto sendero emboscado e invadido en zonas por un pequeño regato que serpenteaba entre árboles y rocas. Un bonito tramo que terminaba junto al túnel de Herreros.


"Sendero del túnel de Herreros."

"Sendero del túnel de Herreros."
   Finalmente alcanzamos la oscura boca de entrada de este túnel de casi 2 kilómetros de longitud que atraviesa las entrañas de la montaña y que comenzando en Cantabria, tras 700 metros penetra en terreno del país Vasco.


"Tunel de Herreros. (Foto de Marta.)"
   Junto a la entrada de este se precipitaba un torrente de agua a modo de cascada, un bonito rincón que aprovechamos para hacer las fotos de grupo y reponer fuerzas.


"Junto al túnel de Herreros. (Foto de Marta.)"
   La lluvia, de nuevo hizo acto de presencia y reanudamos la ruta deshaciendo lo andado hasta toparnos de nuevo con  la vía verde. Justo en el cruce, nos desviamos a la derecha cobrando altura por una amplia pista forestal que con un par de duros repechos nos dejaba sobre el asfalto del puerto de las Muñecas.


   A ritmo pausado y charlando tranquilamente recorrimos los poco más de tres kilómetros hasta coronar el puerto, justo en los límites entre Cantabria y País Vasco.


"Las Muñecas."
   Nos reagrupamos  en el alto en un cruce de pistas que jalonan la montaña en una y otra dirección. Reanudamos la marcha por pista forestal desviándonos a la derecha. 

   De buen firme y cómodo rodar el trazado nos llevaba cobrando altura por el Ilso y el Alto del Haya por una pista que rondando los 500 msnm  recortaba la línea divisoria de ambas comunidades autónomas a lo largo de 5 kilómetros mayormente de subida con bonitas vistas del valle de Otañes y la cumbre del pico Ventoso destacando al frente.


"Subiendo a Ilso"

"Subiendo a Ilso."
   En el kilómetro 18 de ruta llegábamos a la vaguada del arroyo de Callejamala, a partir de este punto la ruta descendía por la ladera del Ventoso  por un camino embarrado y fuertemente deteriorado por la maquinaria de desmonte en los trabajos forestales.


"Llegando a Callejamala."
   Intentando aprovechar las roderas de la maquinaria recorrimos los tres kilómetros de descenso hasta el descargadero atravesando  tramos de densa vegetación  por los que se descolgaban pequeñas cascadas a ambos lados del camino. Un tramo en el que el día nos dejó disfrutar de un soleado descenso.


"Bajando por Callejamala."

"Bajando por Callejamala."

"Bajando por Callejamala."
   Junto al murallón del descargadero nos reagrupamos de nuevo para continuar por la antigua vía Castro Urdiales –Allén.  Otro bonito trazado sobre vía verde, no tan restaurada como la de Santullán-Traslaviñas pero con buenas vistas del barranco de Callejamala en un recorrido que atravesaba varios túneles.


"Via verde Castro Urdiales-Allén."

"Via verde Castro Urdiales-Allén."
   Desde las alturas contemplamos Otañes destacando la “Torre de Otañes” construida en 1445. Esta edificación fue modificada eliminándose sus almenas y puente levadizo como castigo a su dueño, Lope García de Otañes y Salazar por su apoyo a “la Beltraneja”(Juana de Castilla) en su lucha por el trono contra Isabel  la Católica. Siendo posteriormente cubierta con un tejado a cuatro aguas confiriéndole el aspecto actual que bastante difiere del de una torre al uso.


"Pasando por Otañes."

"Torre de Otañes."
   Bajo una suave llovizna, acompañada de viento de cara continuamos por la estrecha pista hasta toparnos con las instalaciones de la cantera de Santullán que con el paso de los años va modelando Peña Otañes dejando un paisaje árido y blanquecino en lo que años atrás fueran vistas de montaña.


"Cantera de Santullán."
   Bordeamos los límites de la cantera desviándonos por la pista del Barrio de Santullán.
   Aprovechando una pista parcelaria descendimos hacia el rio Suma pasando a rodar sobre un sendero herboso en su tramo final, entrando en la localidad de Sámano pasando junto a la ermita de la Inmaculada.


Llegando a Sámano."
"Llegando a Sámano."
   La carretera nos dejaría en el centro de esta localidad que debe su nombre a los Samanos, tribu establecida en el valle en la época prerromana y cuyos dominios abarcaban hasta la zona costera.

   Bordeando la Iglesia de San Nicolás descendimos a la carretera hacia el barrio el Moral y por fin, por la carretera de la avenida Sámano accedimos bajo el paso de la autopista a la entrada de Castro Urdiales, dando por terminada la ruta tras 4 horas y 32 kilómetros de recorrido.

   Pese a la proximidad, poco tengo recorrido en esta zona de la costa oriental, apenas un par de marchas en bicicleta de montaña hace unos años en las cuales recuerdo alcanzar la cima del pico ventoso. Pero en esta quedada he descubierto una zona llena de recorridos y posibilidades. Montañas repletas de pistas y recorridos trazados por las vías verdes en los valles. Parajes de bonitas vistas e impresionantes rincones propios del terreno minero de fácil acceso para disfrutar en familia.



   Solo queda agradecer a Marta su labor como guía en esta ruta, y remarcar el buen ambiente que se vive mes tras mes en las quedadas del foro bicicantabria.



Para ver todas las fotos abrir el enlace:

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc