Vega de Pas -Túnel de la Engaña.

   4 días para despedir el año. En esta ocasión nos desplazamos a la Vega de Pas para hacer la que seguramente sea la última ruta de este 2018, un buen broche para rematarlo.


   No madrugamos demasiado pues las tremendas heladas alargan las bajísimas temperaturas nocturnas hasta bien entrada la mañana. Sorprendentemente  el termómetro alcanza su máximo en al alto de la Braguía donde sopla suave el viento sur. De nuevo se desploma mientras descendemos a la Vega de Pas, aparcando a escasos metros de la plaza del doctor Madrazo, donde se sitúa la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora de la Vega de Pas.

   Todo está cerrado, apenas hay donde tomar un café acercándonos a las 10:30 de la mañana. Cargamos con las mochilas y comenzamos a caminar calle abajo hasta el cruce de Estacas de Trueba.

   Cruzamos la carretera, y tomamos de frente un estrecho callejo que entre las casas nos guía junto al río Yera el cual remontaremos durante varios kilómetros en este principio de ruta. Caminamos entre el rio y las viviendas donde se acumula la leña que alimenta las humeantes chimeneas y descendemos a la vera del río que con poco caudal afronta pequeños saltos de agua y deja al descubierto su lecho rocoso.


"Río Yera en la Vega de Pas."
   Un estrecho puente nos lleva a la otra orilla apareciendo las primeras indicaciones hacia el PR-S75, accediendo a un pequeño sendero que se descuelga a orillas del Yera. El sol entra de lleno en el valle y nos acompaña en este “paseo” junto a los pastizales cercados por los bajos muros de piedra cubiertos de una gruesa capa de musgo. 


"Río Yera."

"Camino junto al río Yera."
   El Yera discurre pausado y tranquilo. Nos alejamos del núcleo urbano accediendo brevemente a la carretera y retomamos el sendero tras 300 metros de asfalto.


"Río Yera."
  El camino se interna junto a una casa a pie de carretera adosada a una pequeña cuadra.    Entre muros perdemos levemente altura y vemos el estrecho puente de piedra sobre el Yera y las indicaciones de las diferentes rutas.


"Indicaciones."

"Río Yera."
   Continuamos por el PR-S75 con la mañana bien avanzada. A medida que nos internamos en el valle el paisaje se torna en la típica estampa pasiega, la cabaña de piedra rodeada por el terreno de pasto, a la vera del río y el estrecho puente de acceso. Es como si el tiempo se hubiese detenido…

   Caminar junto al Yera nos ofrece paisajes que bien merecen un alto en el camino y desviarse unos metros del recorrido.


"Río Yera."
   Nos acercamos a la Rasía, las cabañas más alejadas de la civilización se baten entre la restauración total para el alquiler o como vivienda vacacional o el abandono…  poco queda ya del modo de vida pasiego.


"Camino de la Rasía."
   En esta zona, junto a las casas se distingue una curiosa canalización que desvía las aguas del Yera hacia las viviendas. El sonido del agua alerta de un salto que se precipita varios metros hasta una profunda poza natural.


"Cascada en el río Yera."
   El camino rehabilitado y bien cuidado nos guía entre las cabañas hacia Horneo de Abajo, donde pisaremos de nuevo el arcén de la carretera  para desviarnos definitivamente hacia la Maya. El estrecho y herboso sendero discurre en suave subida junto a una plantación de arándanos, y de nuevo pierde altura incrustándose en el fondo del valle.


"Cabañas pasiegas junto al río Yera."

"Sendero."
   Caminamos ahora por una zona más sombría. El camino accede a una ancha pista de buen firme y nos encontramos con una encrucijada de caminos y un entramado de pistas de acceso a las cabañas que se esparcen por el valle.

   Tomando a la izquierda, seguimos el recorrido del Arroyo de Enverao y a medida que nos internamos en el valle notamos el descenso de las temperaturas. Al frente podemos observar las imponentes montañas de Valnera.


"Camino hacia La Maya."
   A 1 kilómetro del cruce, haciendo un quiebro, el camino continua ladera arriba hacia la carretera, nosotros tomamos de frente por una estrecha senda herbosa que todavía permanece helada. En el recorrido encontramos varios pasos estrechos sobre el río que dejamos de lado hasta dar con un pequeño puente de piedra. Cruzado este, a escasos 100 metros accedemos a una carretera que da servicio a las cuidadas y restauradas cabañas de “La Flecha” a la sombra de las faldas de las Breñas.

   El frío valle permanece sombrío, y no tiene pinta de que el sol vaya a conseguir entrar en el a lo largo del día.


"Sendero."

"Puente sobre el arroyo Enverao."
   Aparece a nuestra derecha, encaramada en la inclinada ladera y soportada por arcos  la estación vieja o Estación de Yera. Señal de nuestra inminente llegada a las ruinas de la  línea del ferrocarril del Mediterráneo.


"Estación de Yera."
   Para ello todavía hemos de remontar altura por la calzada del Campazo. Un tramo corto pero exigente por un camino de rocosos escalones que pasa junto a las últimas cabañas pasiegas antes de acceder a la carretera que nos lleve la estación de Yera.


"El Campazo."
   Ganado el asfalto tras este bonito tramo, descansamos brevemente junto a las construcciones abandonadas a pié de la carretera por la que continuamos ganando altura.

   A 700 metros aparece la estación abandonada de Yera. Esta estación forma parte de la monumental obra que pretendía unir por medio del ferrocarril los puertos de Santander  y Valencia. Un proyecto iniciado a principios del siglo XX realizado en parte por presos políticos durante el periodo de la dictadura y mano de obra civil.


"Casas abandonadas."

"Estación de Yera."
   Un proyecto llevado a cabo en gran parte pero nunca finalizado, pues a pesar de haber terminado prácticamente la infraestructura necesaria nunca llegó a culminarse, según dicen unos por motivos políticos y otros por motivos económicos. Sea como fuere, aquí continúa la estación de Yera, esperando un tren que nunca llegará.

   Paseamos junto a los edificios de almacenes y la estación en completo estado de abandono victimas del vandalismo y el paso del tiempo.  Sobre los andenes dejamos atrás la estación y continuamos caminando siguiendo el trazado de la vía.


"Camino del ferrocarril del Mediterraneo."
   Sopla el viento sur, y las temperaturas son bastante más agradables que en el fondo del valle.

   No tarda en aparecer el túnel del “Morrito” de 43 metros de longitud que precede al  más largo y curvilíneo túnel del “Morro” de 263 metros, para el cual recomiendo llevar iluminación, sobre todo por el mal estado del firme.

   La sensación de completa oscuridad en la zona central del túnel puede llegar a ser angustiosa.


"Túnel del Morrito."

"Túnel del Morro."
   Este paso subterráneo nos traslada al valle contiguo mucho menos sombrío.

   Impresionan las vistas de las inclinadas laderas, algunas de ellas marcadas por los incendios más recientes.De un vistazo atrás distinguimos el valle que se abre hasta la Vega de Pas.


"Salida del Tunel."

"Valle de la Vega de Pas."

   El ancho y llano camino avanza hasta el túnel de Empeñadiro de 130 mt. El sol que a primera hora iluminaba con fuerza va quedando cubierto por las nubes que aparecen a lo largo de la mañana y el humo  de los "fuegos" activos en los alrededores.
   
   En este tramo nos cruzamos con varios senderistas que realizan la ruta en sentido contrario, y los motores de los 4x4 que circulan por la zona retumban en las paredes de hormigón de los túneles como si se fuesen a derrumbar.


"Hacia el túnel del Empeñadiro."

"Barracones de los presos."
   A la salida distinguimos a unos centenares de metros los barracones de los presos que trabajaron en la construcción de la línea férrea, al margen derecho del camino junto a la boca del túnel del Majoral de 285 mt. 

   En este, la sensación de oscuridad no llega a ser completa, pero también se recomienda iluminación por el mal estado del paso. Llegamos a la zona más "profunda" del  recorrido, el final del valle del Ajan.


"Camino del túnel de la Engaña."
   Las laderas de la montaña caen verticales sobre el camino y por ellas discurren pequeñas cascadas y regatos. Aumenta la densidad de la vegetación que recupera su terreno y oculta los restos del molino de piedra utilizado para hacer cemento con los restos extraídos de la excavación de los túneles y a la derecha quedan las viviendas de los ingenieros y encargados de la construcción semiocultas por la maleza.


"Viviendas del ferrocarril."
   Finalmente llegamos a la oscura boca norte del  túnel de la Engaña, de unos impresionantes 6.976 mt. de longitud y hasta fechas recientes el túnel ferroviario más largo de nuestro país.


"Entrada Norte al túnel de la Engaña."

"Entrada Norte al túnel de la Engaña."
   La entrada está custodiada por los escudos de la provincia de Santander a la derecha y el de la ingeniería civil y caminos a la izquierda.  Este paso subterráneo une  la Vega de Pas (Cantabria) con Pedrosa de Valdeporres (Burgos) en la cara sur, donde nace el río Engaña que da nombre al túnel.

"Túnel de la Engaña."

   Su oscura entrada hace que te pienses dos veces lo de recorrer sus casi 7 kilómetros de longitud, como oscura es la historia de esta impresionante obra. Con un plazo previsto de 52 meses, se alargaría durante 17 años y se cobraría 16 vidas directamente y centenares de ellas indirectamente a causa de la silicosis contraída en su construcción por unas condiciones de trabajo decadentes.

   Un caro precio por un túnel que nunca llegó a utilizarse. Utilizado ocasionalmente de forma “ilegal” por vehículos, algunos de ellos pesados, cuando el puerto de Estacas de Trueba quedaba cerrado al tráfico por la nieve, hasta que en 1999 quedó finalmente bloqueado por un derrumbe a causa del deterioro de un hormigón de baja calidad afectado de aluminosis y un mantenimiento nulos.


"Cabañas pasiegas."
   Con el sabor agridulce que deja visitar los restos abandonados de estas monumentales obras relegadas al olvido, nos damos media vuelta y regresamos al túnel del Majoral. Poco antes de entrar en el mismo nos desviamos a la izquierda tomando un estrecho sendero a media ladera hacia una maltrecha alambrada. Superado el paso continuamos junto a las cabañas encaramadas en la ladera y continuamos de frente disfrutando de las amplias vistas del valle caminando hacia los barracones.


"Ruinas de los barracones."
   Junto al ruinoso edificio el camino se descuelga en pronunciada pendiente trazando un zig-zag en la ladera hasta alcanzar en el fondo del valle el arroyo Aján. Cambiamos de orilla sobre el rustico puente y comenzamos el recorrido de regreso junto al arroyo siguiendo las señales pasando junto a las invernales, continuos saltos de agua y espectaculares rincones naturales, condiciones que aprovechan las empresas de deportes de aventura en la época estival organizando rutas de descenso de barrancos.


"Paisaje pasiego."

"Bajando al arroyo Ajan."


"Arroyo Ajan."
   El itinerario nos lleva por el “Avellanal” hasta Mazón recorriendo un sendero largo y denso hasta su final en el cruce de caminos junto al molino donde antes nos desviamos.


"Sendero junto al arroyo Ajan."

"Arroyo Ajan."

"Arroyo Ajan."
   Toca ahora repetir itinerario para regresar a la Vega de Pas, con la diferencia de que una vez alcanzada la carretera no regresaremos al sendero  y sobre el asfalto descendemos directamente a esta localidad para dar por terminada así la ruta.


"Carretera hasta la Vega de Pas."
   Con sus pasados 17 kilómetros, esta ruta combina el turismo natural por una de las regiones  más abruptas de Cantabria con la visita a un paisaje industrial creando una mezcla curiosa.

   La “obra” del túnel de la Engaña supone un episodio importante de la historia de esta región, que no solo se llevó vidas, también aceleró el fin de un modo de vivir, ya que trajo consigo puestos de trabajo en la construcción y avances centrados en los 2 pequeños poblados construidos para servicio de los trabajadores que cambiaron la mentalidad de los pasiegos. Muchos abandonaron la dura vida del campo tan arraigada a esta tierra… aunque eso era solo cuestión de tiempo.


"Articulo de la revista blanco y Negro. Diario ABC.(1959)"
   Todavía viven “abuelos” que pueden contar en primera persona la historia de la construcción de la línea ferroviaria, lo que falta es quien quiera escucharla. Aunque existen proyectos de reutilización y aprovechamiento de las instalaciones como vía verde y albergues,  pasan los años y continúan siendo eso… proyectos. Algo  difícil de cambiar pues exige que alguien arriesgue una gran inversión económica siendo mas rentable y fácil, en estos tiempos de Alzheimer generalizado, dejarlo quedar en el olvido.


"Fotos antiguas del túnel de la Engaña. Fuente: El diario montañés."
Para ver mas fotos abrir el enlace:
Fotos.

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc

Gama -Alto de Guriezo -Valle de Guriezo -Laredo.

   Cuando dispongo de tiempo libre, muy pocas veces la verdad sea dicha, aprovecho para sentarme delante del ordenador a descargar ficheros del gps, ordenar rutas y plantearlas sobre el mapa… siempre gusta ver el entramado de líneas que recorren la región y observar todo lo andado. Pero la gran ventaja de poder disfrutar de esta tecnología es descubrir por donde todavía no has pasado…

   Con la premisa de satisfacer la curiosidad y las ganas de hacer kilómetros salgo de casa temprano. El “demasiado” buen tiempo como colofón del año nos deja tremendas heladas y mañanas frías hasta que el sol templa las temperaturas.

   No tarda en llegar Ivan, descargamos la bicicleta y comenzamos a rodar internándonos en los barrios de Bárcena de Cicero hacia "el Cristo" buscando el trazado de la Autovía del Cantábrico. Entre las estabulaciones nos desviamos hacia "la Bodega" y remontamos el duro repecho semiasfaltado que se eleva hacia la autovía con los primeros rayos de sol asomando sobre los eucalipales.

"Rodando hacia Cicero."
   La estrecha pista desciende hacia Cicero atravesando el Barrio de San Pelayo internándose en un sombrío y estrecho tramo que pierde altura para cruzar bajo la autovía a hacia Carrasqués. De nuevo afrontamos un corto repecho  que nos lleva bajo el monte y junto a las múltiples pistas forestales que descienden del mismo. Tras un tramo sinuoso de hormigón de nuevo cruzamos bajo la autovía y nos alejamos de esta  hacia los barrios de La Maza y la Peña en la localidad de Treto, puerta de entrada a Colindres tras cruzar el puente sobre la ría de Treto.

   Circulamos por la arteria principal de esta localidad, aun desperezándose, cruzando hasta la Alameda del Ayuntamiento, donde nos desviamos y remontamos hacia el Barrio San Juan conocido como “Colindres alto” o “Colindres de Arriba”.

   Abandonando el asfalto una vez pasado el cementerio tomamos a la izquierda hacia los depósitos del agua remontando una serie de duras rampas que nos elevan a los eucaliptales de “la Redonda”.

"Colindres desde el alto."
   Superamos los 10 kilómetros de ruta, pero parece que estas rampas todavía nos han pillado en frío. El duro tramo nos remonta hasta el cruce con la carretera procedente de Limpias, donde tomamos a la izquierda y por carretera más ancha y en mejor estado continuamos ganando altura dirección Seña.

   Dejando a la izquierda el pequeño cementerio de esta localidad descendemos a la carretera y cruzamos el núcleo urbano hasta la iglesia donde paramos a reponer agua y deshacernos de alguna capa de abrigo. Por fin parece que vamos entrando en calor.

"Iglesia de Seña."
   El asfalto nos permite rodar a buen ritmo tomando la carretera Liendo –Limpias (CA-501) que en suave subida y durante 2 kilómetros recorremos para desviarnos hacia “Prado de los tojos” virando en plena curva a la izquierda en un cruce peligroso y sin visibilidad.

   Un fuerte repecho comienza en este punto, y como indica en el cartel a pié de pista ha recibido una “mejora” quedando cubierto de grava fina que facilita el patinar y perder tracción.

   Pasando junto a la última casa se abren las vistas de Laredo y el Monte Buciero que dejaremos a nuestras espaldas mientras continuamos ascendiendo.

"Pista hacia el alto de Guriezo."
   Sobre grijo fino remontamos altura durante 3 kilómetros por la pista principal pasando junto a “fuente del Espino” alcanzando el alto de “Yelso de Hayas” recorriendo la línea divisoria de las comarcas de Asón-Agüera y la Costa Oriental.

 Frente a nosotros aparecen ya las antenas del Alto de Guriezo, nuestro primer objetivo.

"Pista hacia el Alto de Guriezo."

"Yelso de Hayas."
   La subida suaviza considerablemente  hasta tomar el desvío a la izquierda hacia el “cortafuegos” de acceso a las antenas. El herboso sendero roto y con tramos de piedra suelta se eleva en línea recta hacia la braña del alto de Guriezo. Esquivando las yeguadas que pastan a sus anchas bordeamos las antenas y paramos en la cima para disfrutar de las vistas y recuperar fuerzas.

"Ultimo tramo de subida."
   Esta accesible cima disfruta de las mejores vistas de la zona que en días claros llegan a las cumbres de los collados del Asón, los montes de Ordunte y montaña Palentina hacia el interior, y los valles de Guriezo hasta la desembocadura de la ría, Laredo, Colindres y Santoña hacia la costa.

"Vistas desde el alto de Guriezo."

"Virgen de las Nieves desde el Alto de Guriezo."
   Reiniciamos la ruta descendiendo por el pedregoso camino contiguo a las antenas y sin desviarnos enlazamos con la pista general hacia “Hoyo Menor”. El largo y sinuoso descenso da paso a un último repecho roto y técnico que desemboca en la carretera Ampuero –Guriezo (CA-510) desviándonos hacia esta última tomando a la izquierda.

"Llegando a la carretera."
   Con precaución por la gran cantidad de motoristas que circulan por la carretera recorremos los 6 kilómetros de descenso hasta llegar a la Magdalena, pequeña localidad perteneciente al municipio de Guriezo.

   Antes de llegar a la carretera general, habiendo cruzado el puente sobre el río Aguera, nos desviamos por una estrecha pista paralela al mismo cruzando por el parque de la Incera.

"Camino de la Magadalena."
"Parque de la Incera."
   Este camino es una buena alternativa a la carretera que discurre junto al rio por pistas de grijo y caminos generalmente en buen estado. Una zona ajardinada boscosa junto al rio equipada con mesas, bancos y un puente de madera nos despedía antes de llegar al Pontarrón.

"Llegando al Pontarrón."
   Nos salimos de ruta para tomar un café en el bar a pié de carretera cruzado el puente y  disfrutar de la soleada terraza durante largo rato. Con cierta pereza reanudamos la marcha que discurre por carretera hasta el final.

   Las primeras rampas del alto de Candina aparecen a escasos metros y con tranquilidad remontamos altura paralelos a la autovía siguiendo su trazado hasta Gama. Alcanzado el alto, con buenas vistas de la desembocadura del Aguera en Oriñon, continuamos descendiendo hacia el contiguo valle de Liendo.

"Alto de Candina."
   Cruzando el Valle rodamos por la larga recta que se anticipa a la subida del alto de Laredo, último obstáculo para llegar a la villa. Atravesamos la puebla vieja  por la calle de Carlos V abarrotada de gente  apurando las compras navideñas y tomamos la avenida principal dirección Colindres.

"Llegando a Laredo."
   Sin abandonar la carretera nacional (N-634), solo resta continuar hasta Gama pasando por Treto, y Cicero finalizando la ruta de 58 kilómetros en poco menos de 4 horas.

   Esta ruta  afronta largos tramos de carretera, pero también de pistas abiertas y rodadoras. Lo más valioso son las impresionantes vistas que regala el alto de Guriezo y el bonito y tranquilo paseo junto al río Aguera recorriendo el valle hasta la práctica desembocadura de este.

"Río Aguera."
Para ver todas las fotos abrir el enlace:
Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc