Montes de Mijedo, entre la playa y la montaña.


Esta mañana suena el despertador a la misma hora que de costumbre, 7:30 de la mañana, pero es un despertador que no molesta, una vocecilla que nos dice que ya no quiere dormir más, como cada mañana, sin entender de días laborables o festivos. A pesar de ser lunes, no tengo que ir a trabajar ya que es fiesta en Santander, la virgen del mar.

Salto de la cama, e igual que en un día normal preparamos el desayuno y nos vestimos para salir a la calle, pero mi traje de faena hoy es otro… después de una semana de parón completo y un fin de semana de relax, hoy voy a salir al monte a dar un paseo.

Tengo en mente hacer algo tranquilo, sin meterme en mucha complicación puesto que voy a ir solo, y a pesar de haber recorrido la zona varias veces para conocer el monte en bici y corriendo, hoy me apetece hacerlo andando y grabando los distintos senderos en el gps para ir haciéndome un plano de la laberíntica red de senderos que recorren los Montes de Mijedo, uniendo los picos de el Brusco, Caseto Cabrero, el Astrón y Miravalles entre las localidades de Noja y Argoños.

Este monte, al igual que el Buciero, se alza a pié de mar, y sin alcanzar una gran cota de altura, ofrece multitud de posibilidades a los senderistas y ciclistas de montaña que buscan unos recorridos algo más “extremos”. Es un monte de esencia caliza, en zonas fuertemente modificadas por la acción erosiva de la lluvia y cubiertas densamente por bosques de encina, avellano y roble en la zona más cercana a Argoños, y principalmente pinares en su extremo más próximo a Noja.

De tipo circular, doy comienzo a la ruta en Noja, más concretamente en la playa de Helgeras, y aparco a pié de playa aprovechando que en esta época del año todavía no "disfrutamos" de la O.L.A.

Vistas de la playa de Trengandin.
Paralelo a la playa, camino por una pista ancha de grijo que discurre a pié del macizo montañoso recorriendo el barrio de la Teja, durante aproximadamente 2km.

Este tramo puede hacerse más pegado a la playa por un sendero de arena en algunos casos o por una pista asfaltada que discurre paralelamente, en mi caso opté por la primera opción.
Final del sendero y subida al Brusco.
Al final del sendero, tras recorrer escasos 100mt de playa comienza la subida al Brusco, un  empinado sendero bien marcado con algunos escalones de piedra en su comienzo y que rápidamente toma altura dejando a ambos lados unas vistas espectaculares de Noja y sus playas por un lado y Berria, Santoña y el Buciero por el otro.
Vistas de Berria desde el alto del Brusco
Justo en ese lugar, antes de comenzar a bajar dirección Berria, tomamos un sendero a la derecha que se desdibuja quedando algo tapado por la vegetación, en muchos casos cerrado por los escajos, pero la ruta continúa subiendo hacia una zona rocosa en el punto más alto de el Brusco. En esa zona, con precaución ya que se complica el paso, continuamos el sendero que ya se nota menos transitado hasta toparnos con la espesura del bosque, un paso estrecho entre los árboles que forman un “túnel” que parece adentrarse en la oscuridad.
Llegando a "El Brusco".
Esta zona ha sido rehabilitada recientemente, ya que este monte estaba bastante olvidado, y la dirección a tomar, en algunos casos, no parece estar muy clara, pero poniendo un poco de atención puede distinguirse el camino más “pisado” e incluso ver algunas marcas en los árboles.

De entrada el sendero se pone muy cuesta arriba, llegando a ser en ocasiones resbaladizo e incluso teniendo que hacer un poco de “trepada” para salvar algunos pasos, pero es un tramo corto de apenas 1km y medio.
Cueto Cabrero.
En el km 4 de ruta, me desvié del sendero para subir al alto de Cueto Cabrero, que no deja de ser una roca despejada de vegetación de difícil acceso, desde la cual se puede ver el sendero recorrido hasta allí y el Brusco desde una perspectiva un poco más alta. De nuevo hay que bajar por el mismo sitio y continuar la marcha por el camino marcado. Hay zonas en las que es fácil despistarse del sendero y hay que mantener la atención en el camino para no desviarse de este, pero en su mayor parte es bastante intuitivo.

Senderos en el "Mijedo"
Con el tiempo marcarán los senderos con las diferentes rutas que ofrece este monte, ya que desde varios puntos del mismo tiene acceso al pueblo de Argoños y Noja.

Llegando al km 5, (aproximadamente a mitad de ruta), accedemos a una zona despejada de árboles, una campa con una pequeña cabaña de ganado, en la cual confluyen gran parte de los senderos que recorren el monte, en esta ocasión continúo por un sendero que sigue serpenteando a media ladera pasando bajo el Miravalles saliendo hacia la izquierda de este descampado.

Saliendo de la espesura.
A medida que avanzamos dirección al Mijedo, el sendero se hace cada vez más cómodo, atravesando pequeñas dolinas y frondosos bosques y zonas cubiertas de helechos.

Aproximadamente en el km 6 remontaremos de nuevo altura hasta el pico Mijedo de apenas 240mt, en su última parte, recorriendo una pista de “desmonte” desde hace mucho no transitada, y llegando al pico en el km 7 de ruta. Desde aquí podemos disfrutar de una panorámica de Noja, Arnuero, e incluso parte de los espectaculares acantilados de Isla.

El descenso se hace por la pista bien marcada, al principio de roca y bastante rota, pasando a medida que vamos bajando a ser de tierra a hormigonada en su tramo final. Al llegar abajo cruzamos la carretera de entrada a Helgeras, y de aquí un cómodo paseo hasta el lugar donde inicié la ruta por el paseo peatonal del barrio del Molino pasando al lado de las Marismas Victoria.
Panorámica de Noja.

Terminé la ruta con algo menos de 10km recorridos, en cuanto a la dificultad, a pesar de algunos pasos complicados en general es una ruta poco técnica de casi 3h con paradas para fotos.

En definitiva, una ruta para disfrutar de un paseo relajado y sin complicaciones.

Track y datos de la ruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario