San Mames - Las Vergasas - Fuente de los Tejeros.

   En pleno verano, las zonas de mayor apogeo turístico se convierten en un hervidero de coches y gente que se desplaza masificando los puntos de interés de una región.  Algo normal y comprensible, nosotros mismos nos convertimos en visitantes cuando nos vamos de viaje.
   Es en esa época cuando las zonas que recorremos habitualmente se vuelven intransitables, cuando tiramos de “agenda” y volvemos de nuevo a las rutas y los montes que, aunque tan próximos, hemos dejado ya olvidados por aburrimiento de tantas veces recorridos años atrás y la falta de interés que despiertan.

Y precisamente, esa falta de interés convierte a estos lugares en la mejor válvula de escape del bullicio y la multitúd. 

   Comienzo a correr carretera arriba saliendo desde San Mames de Meruelo. Localidad a pie de la carretera CA-147 que da acceso a Noja, siendo esta última uno de los mejores ejemplos de la saturación que puede sufrir un pueblo costero en época estival.

   Con precaución cruzo la transitada carretera y continúo ascendiendo hacia la iglesia atravesando las urbanizaciones que se reparten a ambos lados de la pista.
   En apenas 600 metros paso por delante del templo y continúo en suave descenso por el barrio La Iglesia  dejando a mi derecha las ruinas de la ermita de San Roque. De nuevo la carretera cobra altura suavemente y aparecen las vistas del valle de Meruelo a la derecha.

   Apenas he recorrido 1700 metros y me desvío por una estrecha senda herbosa que se desgaja de la carretera a la izquierda abandonando el asfalto.
   A medida que me interno en el bosque de eucalipto el sendero toma inclinación y me alejo de las casas cobrando altura.

"Bajando a la Ferrería."
   Con dos kilómetros y medio recorridos alcanzo el primero de los altos y comienzo a descender hacia el río Campiezo. El camino cubierto de ramas, hojas y cortezas de los arboles afronta fuertes rampas de descenso con tramos pedregosos donde hay que acortar la zancada. Tras esquivar una gran poza de agua y barro afronto el ultimo tramo de bajada que me deja en una estrecha pista asfaltada junto al puente, por el cual continúo la ruta pasando junto a la Ferrería.

"Sendero."
   De nuevo, el camino me hace ganar altura de forma moderada, aunque el firme más pedregoso se muestra más fácil y rápido.
   Llego al kilómetro 4, donde un estrecho sendero semioculto por la maleza se interna  a la derecha en un espeso hayedo sombrío y húmedo.  A duras penas esquivo el barrizal que se extiende avanzando junto al arroyo del Pleito, cruzando sobre el mismo al final del sendero. De nuevo accedo a pista ancha que me permite trotar hacia la explanada que aparece a mi izquierda.

"Arroyo del Pleito."
   Me topo con un cruce de caminos. Todos ellos comienzan ganando altura fuertemente.
   De firme roto, surcado por profundas grietas fruto de las corrientes de agua que descienden por él, tomo el camino de la derecha.

   A duras penas mantengo el trote en los tramos más inclinados que se alternan con otros más moderados pasando junto al alto de la Vela. Al frente aparecen las antenas que encumbran el pequeño monte  de la Rasa rodeado por las instalaciones del vertedero de Meruelo. El sonido de la maquinaria y el fétido olor cobran relevancia desvirtuando todo cuanto le rodea.

"Subiendo a las Antenas."
   Con apenas 6km recorridos alcanzo los 340 metros de altura, punto más alto de la ruta, y sin demora retomo el descenso por el mismo itinerario.
   Retrocedo sobre mis pasos 300 metros y tomo un camino que se desvía a la derecha.
   Aparente cerrado y poco transitado se va ensanchando a medida que desciende paralelo al camino recorrido anteriormente. Durante 2 kilómetros voy perdiendo altura de forma constante hasta acceder de nuevo al cruce de caminos.

"Antenas."
   Esta vez tomo la ancha pista de grijo que a la derecha,desciende paralela al sendero para repetir el camino en dirección contraria de regreso a la plantación de kiwis de la Ferrería. 

   Oculto por la maleza, a la derecha se encuentra el paso a las ruinas del molino de la Cebosa, uno de los varios que se visitan en la ruta de los molinos, a fecha de hoy cerrada por la vegetación, así que queda pendiente para futuras rutas.

   Cruzo de nuevo sobre el puente que me deja en la estrecha carretera asfaltada que serpentea junto al río Campiezo recorriendo el camino de la Cebosa. Pese a ser un tramo asfaltado, el bonito paisaje del río escoltado por frondoso bosque y los terrenos de pasto a ambos lados hacen de este un tramo por el que merece la pena pasear y disfrutar del ambiente tranquilo y solitario que ofrece.

"Comenzando el descenso."
   El camino de la Cebosa me deja junto a las naves de Hnos. Borbolla, a pie de la carretera de regreso a San Mames. Giro a la izquierda y en apenas 200 mt abandono la carretera general y me desvío de nuevo a la izquierda para terminar  con la dura cuesta junto al cementerio. Una vez alcanzado el alto junto a la iglesia desciendo hacia el punto donde comencé la ruta 1 hora y media antes dando por terminado el recorrido. 

   Un recorrido por unos montes que a simple vista poco tienen que ofrecer, pero un paseo por los mismos da como resultado rutas entretenidas e incluso exigentes, y que esconden rincones que merece la pena visitar.

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario