El Bernacho -Refugio Castro Valnera.

   Estrenamos un mes de noviembre ya avanzado y lo hacemos con la primera nevada del invierno… pues sí, este año nos saltamos el otoño y entramos en la última estación del año de pleno.

   Lleva lloviendo prácticamente sin parar 15 días y la última bajada de temperaturas cubre de blanco las montañas.

   Lo cierto es que el tiempo no da para muchas "florituras" pero quedarnos otro fin de semana en la estacada tampoco entra en nuestros planes.

   El domingo, tras una noche de truenos, rayos, granizadas e intensos “chaparrones” recojo a Diego que, como siempre, carga la mochila en el coche con esa actitud tan optimista, aunque hoy sea casi delirante y con un…

-Vamos a ver qué pasa… 

Tomamos rumbo Espinosa de los Monteros por el puerto de los Tornos.

   Como siempre, hacemos parada para tomar un café en esta localidad antes de continuar hacia la estación de esquí de Lunada y en el cruce del Cuadral nos topamos con la quitanieves que se afana en limpiar el puerto de Estacas de Trueba.

"Carretera de acceso a Lunada."
   Comenzamos a remontar el puerto y la nieve va cobrando protagonismo. No tarda en apilarse a ambos lados de la carretera tras el paso de la quitanieves y aunque no está limpia todavía se puede circular.

   Decidimos aparcar en el segundo “aparcamiento”, ensanche a pié de carretera, para evitar problemas si la cosa se complica y desde aquí hacer lo que se pueda o el día nos deje.

   Al salir del coche nos golpea el intenso frío y viento que desciende por el valle. Nos abrigamos, cargamos las mochilas y mientras cogemos las raquetas comienza el repertorio de relámpagos, truenos y granizadas.

   Las nubes negras cubren los montes de la Lusa. La Tramasquera e Inmunia no existen de media ladera para arriba y da miedo mirar hacia el castro Valnera. Parece que lo mejor será dar un paseo por el valle e intentar llegar al refugio Castro Valnera para hacer una visita a Pilar…

"Cabañas de Lunada."
Parece más una excursión para hacer en familia, pero hay que aceptar los rigores del invierno y valorar las condiciones de una montaña  que hoy no deja muchas opciones.

   Tomamos carretera abajo y regresamos hasta el acceso al camino del Bernacho. 

"Bajando al camino del Bernacho."
   En la amplia pista cubierta por diez centímetros de nieve nos calzamos las raquetas, y descendemos hacia el puente sobre el arroyo de Lunada. Tan solo vemos las líneas de unos esquís de travesía que trazan camino hacia las entrañas del valle.

   Junto al panel informativo y las mesas del área recreativa tomamos a la derecha por la senda del Valle de Lunada hacia Tramasquera, remontando altura junto al río siguiendo los galones blanco y azul.

"Tomando la senda del valle de Lunada."

"Rio Lunada."
   El paso está prácticamente inundado, apenas se diferencia el camino del arroyo, aprovechando los bordes donde se acumula la nieve para avanzar sin meternos en el agua.

   A medida que remontamos el valle, el torrente de agua crece y decidimos saltar el río y continuar por la otra orilla sobre los brezos a media ladera.

"Río Lunada."

"Buscando el paso."
    No tarda en complicarse, más si cabe, el tiempo y el fuerte viento trae el granizo que azota de cara, pero en fin… no esperábamos nada mejor y tenemos lo que hemos venido a buscar.

"Recorriendo el valle."

"Valle de Lunada."
   Recuperamos brevemente el camino de Lunada que nos deja junto al puente sobrepasado por las aguas de los arroyos de Lunada y el barranco de la Trasmanueva, a tan solo unos metros de su confluencia.

"Río de Lunada."

"Cruzando el río."
   Ahora sí, no queda de otra y cruzamos lo más rápido posible ganando la otra orilla comenzando la subida hacia Hoyo del Mulo.

"Valle de Lunada."

"Hoyo del Mulo."

"Hoyo del Mulo."
   El viento lejos de amainar gana intensidad  cuanto más nos acercamos a la cabecera del valle, pero también lo hace el espesor de la nieve y, aunque no esté el día para disfrutarlas, la amplitud de las vistas.

"Empeora el tiempo."

"Valle de Lunada,"
   Junto al Hoyo del Mulo, tomamos a la derecha y abandonamos el camino remontando ladera a través dirección norte siguiendo la línea del tendido eléctrico hacia las cabañas sitas a pie de la carretera de acceso a la estación.

"El refugio a la vista."

"Llegando al refugio Castro Valnera."
   Finalmente alcanzamos el sendero de acceso al refugio, nos quitamos las raquetas y entramos en el comedor.

   Nos acomodamos  junto a la chimenea y entramos en calor con un contundente almuerzo.

   Por la ventana, las nubes vienen y van, descubriendo las vistas y al momento las nieblas se cierran a gran velocidad.  Tras un largo rato de charla y con cierta pereza nos abrigamos de nuevo, nos despedimos de Pili y nos preparamos para iniciar el camino de regreso bajo una copiosa nevada.

"Nos despedimos del refugio."

"Cabañas de Lunada."
   El itinerario de bajada nos lleva hacia las cabañas de Lunada paralelos a la carretera perdiendo altura entre los muros que marcan el camino.

   El viento se detiene por fin y comienzan a caer suavemente los copos de nieve. Por fin disfrutamos aunque sea al final de la ruta, de la magia de esta estación del año.

"Camino."

"Cabañas de la Lunada."
   Pasada la Llusa, en el cruce de caminos, tomamos a la izquierda buscando el acceso a la carretera de Lunada, y tras un corto tramo sobre el asfalto regresamos al coche.

"Valle de Lunada."

"Disfrutando de las vistas."

"Terminando la ruta."
   Este paseo discurre netamente por las vías pecuarias y los caminos ganaderos que jalonan el valle, a excepción del tramo atravesando la loma junto al Hoyo del Mulo.

   Un plan para esos días en los que el tiempo invita a todo menos a salir de casa y disfrutar del paisaje de montaña mientras la nieve va tomando posesión, apto para hacer con niños, siempre y cuando la cruda meteorología de Lunada nos lo permita.

"Nevando en Lunada,"
Para ver todas las fotos abrir el enlace:

Track y datos de la ruta:


Powered by Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario